Santiago. Nestlé SA y Co-operative Group anunciaron a finales de noviembre los planes para establecer una empresa conjunta para los productos lácteos refrigerados y líquidos en Chile. La nueva empresa incluirá la fabricación, venta al por menor y distribución de leche líquida, yogures, postres, jugos de frutas, queso, crema, mantequilla y margarina, pero la propuesta aún debe ser aprobada por  las autoridades antimonopolio del país.

Según la firma internacional Euromonitor, dedicada a la realización de estudios de mercado, cada una de la compañías tendrá el 50% de la que se denominará DPA Chile, la que será parte de Dairy Partners Americas DPA, alianza que se estableció entre Nestlé y Fonterra en 2002 y que ya tiene una serie de locales operando de forma conjunta en América Latina.

Los productos diarios de Fonterra (Soprole) y la exportación de este negocio a Chile, a través del nombre Prolesur, permanecen fuera de DPA Chile. Otros negocios de Nestlé, en Chile, incluyen la leche en polvo, leche condensada y productos de exportación, que también quedan fuera de los asupicios de DPA.

Los expertos del sector sugieren que esta nueva empresa debería proporcionar nuevas posibilidades de crecimiento en un mercado que cada vez tiene más valor agregado. Fonterra y Nestlé se colocan en las categorías de lácteos complementarios, y por lo tanto, están en una posición privilegiada para lograr economías de escala a través de los acuerdos comerciales y de producción.

Más innovación. El consumo de leche verá un crecimiento inferior al 5% en términos de valor, y debería llegar a CH$380.000 millones (US$747,6 millones) en 2010, con productos más fortificados y funcionales. Las categorías también han cambiado y los productos se han ido adecuando a las necesidades de salud.

Por ejemplo, Nestlé lanzó una nueva línea de leche en polvo Svelty, donde se encuentran los productos Calcilock, que ayuda a tener huesos más fuertes; Digestión (con fibra para ayudar a la digestión) y Corazón, éste último, destinado a promover la salud de este órgano gracias a su contenido en omega-3.

Como también ha aumentado la sensibilización de los consumidores a la lactosa, también se ha incursionado en esta categoría, en parte gracias a los nuevos lanzamientos de productos y envases rediseñados de Soprole.

Yogures funcionales van viento en popa. Otros yogures funcionales permitieron un crecimiento más fuerte (12% en términos de valor de mercado). A pesar de que aún esta categoría se mantiene en pañales, estos productos han tenido buena aceptación, porque muchos chilenos sufren problemas digestivos debido a los malos hábitos alimenticios.

En cuanto al queso, las ventas durante 2010 aumentaron 4% y sólo en aquellas que se realizaron al por menor, llegaron a CH$340.000 millones (US$668,9 millones). A pesar de los intentos de innovar e introducir nuevos productos, los chilenos siguen siendo bastante tradicionales con respecto a los sabores, especialmente en lo que respecta a los quesos maduros. Se ha tratado de innovar en esta categoría e introducir una mayor variedad de productos, pero casi el 90% de las ventas de queso correspondió a variedades de color amarillo suave y mantecoso como el chanco y el gouda.

Según fuentes de la industria, el queso maduro se consume más con pan en el desayuno o se utiliza para hacer empanadas. Por lo tanto, es visto como un alimento básico para los mismos usos y la mayoría de los consumidores no están dispuestos a pagar un sobreprecio por algo más sofisticado.

Entorno competitivo. Fonterra Co-operative Group y Nestlé continúaron liderando la categoría de lácteos en 2009, representando el 23% y 21%, respectivamente, del valor de las ventas al por menor.

Fonterra lideró la categoría de yogur, que representa el 44% de las ventas totales en 2009. La empresa fue seguida por Nestlé, que tenía una participación de 17% en el valor de las ventas. Estas dos marcas multinacionales fueron las más populares en Chile -Soprole (Fonterra) y Nestlé. 

Mientras Soprole logró mantener su cuota, la marca Nestlé cayó detrás en términos de innovación y no funciona tan bien. Fonterra tomó la segunda posición en el queso, lo que representa el 17% del valor de las ventas al por menor en 2009.

La principal fuerza de Nestlé en los productos lácteos en Chile está en la leche, una categoría en la que es el líder indiscutible. La compañía representó alrededor del 38% del total de valor de las ventas al por menor en 2009, pero también tuvo su cuota de disminución en casi dos puntos porcentuales a partir de 2008. La razón principal de esto era su decisión de retirar la marca Nestlé de la leche líquida, con el fin de centrarse en la leche en polvo, donde sus marcas tienen una presencia más fuerte y un mayor reconocimiento de los consumidores locales.

Implicaciones del mercado. Las economías de escala resultantes de la fusión de yogur, el queso y las instalaciones de producción de leche de consumo podrían llevar a una disminución de los costos de la producción lechera. Dada la importancia de ambas compañías para el mercado lácteo chileno, la nueva empresa -asumiendo que recibirá la aprobación regulatoria- podría ofrecer una mejor distribución al por menor.

En general, esta evolución también podría acelerar la expansión de la base de productos lácteos al consumidor en los grupos de menores ingresos y mejorar las actuales proyecciones de crecimiento del volumen en el mediano plazo. Según las últimas estimaciones de Euromonitor Internacional, los productos lácteos en Chile prevén un crecimiento de 10% en términos de volumen de venta entre 2010 y 2015.

En cuanto a las implicaciones más amplias en el entorno competitivo del mercado lácteo chileno, es problable que la empresa, en participación de nueva creación, ponga más jugadores locales.

Por otra parte, los fabricantes más pequeños de Chile podrían asegurar la supervivencia a través de una mayor especialización en nichos de alto crecimiento, lo que podría incluir la introducción de líneas de productos lácteos orgánicos, funcionales o con sabor local dirigidos a los consumidores en las zonas urbanas.