Washington. Como un “hito” fue calificado por el síndico designado por la justicia la determinación de JP Morgan de devolver el 10% de los dineros reclamados por Lehman Brothers.

Las demandas por el cuantioso retiro de fondos previo a la quiebra de 2008 eran por US$8.600 millones, pero el banco de inversión estadounidense reintegrará sólo una pequeña parte.

James Giddens, el síndico designado por la Justicia para Lehman, explicó que la cifra constituye un esfuerzo por recuperar el dinero para los clientes.

Giddens indicó al Tribunal Federal de Quiebras que el acuerdo alcanzado "aumentaría sustancialmente" los fondos disponibles para distribuir entre los clientes. Y añadió que ello "sin la incertidumbre y el retraso de litigar reclamos en disputa".

Según detalla la agencia Infobae, los activos por devolver incluyen US$775 millones en efectivo y cerca de US$ 106 millones en valores. El acuerdo ahora necesita la aprobación del mencionado tribunal para ser ratificado.

"Éste es el mayor acuerdo positivo que hemos tenido para los clientes", aseguró James Kobak, socio del bufete de abogados Hughes, Hubbard & Reed LLP, que representa al síndico. Añadió que "varios miles de ex clientes de Lehman Brothers podrían, en última instancia, compartir lo recaudado".

No obstante, este arreglo es aparte del litigio en el cual la casa matriz de Lehman acusó a JP Morgan de extraer ilegalmente US$8.600 millones de activos, que se necesitaban desesperadamente en los días previos a la bancarrota.

Lehman Brothers, que llegó a ser el cuarto banco más grande de los Estados Unidos, pidió el 15 de septiembre de 2008 la protección por bancarrota bajo el Capítulo 11, en lo que constituyó, por mucho, la mayor quiebra en la historia del país.