Boise. A más de 3.200 kilómetros de las costas del Golfo de México, un panel de jueces estadounidenses escucharon argumentos de abogados el jueves sobre cómo se deberían consolidar las cientos de demandas contra BP por el derrame de crudo.

El panel, que se reúne en Boise como parte de su programada rotación regular entre varias cortes federales, no dictaminó de inmediato cómo manejaría la cantidad de litigios civiles contra BP y otros involucrados en el peor derrame de petróleo en la historia de Estados Unidos.Se espera que tome una decisión en las próximas semanas.

Un tema en discusión es si las demandas civiles presentadas por trabajadores heridos, pescadores, inversores y dueños de propiedades serán tratadas en Houston, donde está la sede de BP en Estados Unidos y donde la petrolera quiere que se escuchen los casos, o en Nueva Orleans, el lugar preferido por muchos demandantes.

Algunos abogados sostienen que el litigio es muy masivo como para ser manejado por una sola corte de justicia.La reversión de los efectos del desastre medioambiental provocado por la explosión, que dejó 11 trabajadores muertos, podría tomar años.

Una tapa temporal frenó la filtración a 1,5 kilómetros de la superficie marina mientras BP se prepara para intentar cerrar su pozo dañado definitivamente la próxima semana, pero el derrame ha golpeado a las industrias de pesca y turismo del Golfo.

BP podría empezar este fin de semana la operación "static kill", que consiste en la inyección de barro y cemento en el pozo Macondo para sellarlo, según el funcionario del gobierno a cargo de supervisar las labores de contención del derrame. Se esperaba que la ejecución se realice el lunes.

"Hay posibilidad de que la agenda pueda ser adelantada", dijo a periodistas el almirante en retiro de la Guardia Costera, Thad Allen.

El funcionario también dijo que que el Gobierno estadounidense está sentando las bases para cambiar su manejo del desastre a una gestión de recuperación a largo plazo. Allen admitió que los trabajos de limpieza podrían tomar años.

Millones de galones de petróleo se han derramado en el océano por casi tres meses, desde la explosión y hundimiento de una plataforma que daño el pozo que perforaba para BP y provocó el enorme derrame en el lecho marino del Golfo de México.

El desastre representa un enorme desafío para el presidente estadounidense, Barack Obama, cuyo gobierno busca frenar las perforaciones petroleras en aguas profundas hasta que finalicen todos los juicios relacionados con el derrame de BP.

Una corte estadounidense revocó una moratoria de seis meses impuesta por la Casa Blanca tras el derrame, aunque el gobierno está luchando por instalar una nueva.

La gigante petrolera Royal Dutch Shell Plc añadió potencialmente su nombre a la lista de demandantes, el jueves al paralizar siete plataformas y adoptar una provisión por US$56 millones por la moratoria que rige en Estados Unidos.

Diciendo que la restricción reduciría su producción en casi 3 millones de barriles este año, la compañía no descartó reclamar el dinero a BP.

Shell, uno de los mayores productores de crudo en el Golfo de México, prefirió mantener paradas las plataformas en la zona, en lugar de moverlas a otro lado, porque la veda por seis meses a la perforación hace que no sea rentable reubicarlas.

BP, que creó un fondo en custodia de US$20.000 millones para compensar a compañías e individuos afectados por su filtración de crudo, optó por no referirse a una compensación para Shell, aunque en la petrolera creen que no tienen responsabilidad por los perjuicios de la moratoria.

Houston v/s Nueva Orleans. En la corte federal en Boise, a cada uno de los fiscales se les dio algunos minutos para presentar su caso al panel conformado por siete jueces federales estadounidenses durante la hora y media que demoró la audiencia.

Russ Herman, abogado de los demandantes, presionó para que las demandas pendientes en varias cortes federales sean trasladadas a Nueva Orleans.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos también solicitó que las causas sean manejadas por una corte federal en ese estado.

Sea cual sea la corte que termine por supervisar las causas podría tomarle años tratar de resolverlas. El panel judicial decidirá si las demandas pertenecen a una o varias cortes.

Activos. BP avanzó con sus planes de vender activos en Vietnam, Colombia y Venezuela, a fin de obtener 30.000 millones de dólares para financiar la limpieza del derrame.

El nuevo presidente ejecutivo de la petrolera británica, Bob Dudley, dijo que BP seguirá participando en el proceso de limpieza del Golfo de México después de que el pozo sea sellado definitivamente, lo que podría ocurrir la próxima semana.

Aunque el flujo de crudo hacia el océano fue frenado, las operaciones de limpieza durarán meses, según expertos. Las mayores manchas de petróleo al parecer se habrían dispersado y expertos están analizando el alcance de la contaminación en el mar.

Un área de casi 150.000 kilómetros cuadrados en las aguas del Golfo de México fue cerrado a la pesca, y más de 950 kilómetros de borde costero en cuatro estados de Estados Unidos están afectados por el derrame, según el último reporte oficial del gobierno.

Un grupo ambiental dijo el miércoles que podrían pasar años antes de que las playas en el Golfo de México se recuperen por completo del derrame y sean declaradas libres de tóxicos contaminantes.
BP, cuyas acciones han perdido alrededor de un 40 por ciento de su valor de mercado desde la explosión de su pozo el 20 de abril, ganó un 2,02% en Nueva York.