Mario Chamorro se ve tranquilo para estar a cargo de uno de los bancos de mejor rendimiento durante el último tiempo en Chile.

El gerente general de Corpbanca comanda desde hace ya varios años el brazo financiero del grupo controlado por el empresario Álvaro Saieh, uno de los de mayor crecimiento en los últimos perídos. De hecho, la entidad presenta el segundo mayor crecimiento en colocaciones en el sistema en los últimos siete años. Y quiere seguir con ese ritmo en los próximos años.

Para eso, acaba de aprobar un aumento de capital por US$670 millones, y las negociaciones con el Banco do Brasil –el más grande de su país por activos, con US$452.431 millones– siguen cada vez más cerca de concretar su entrada al banco chileno con el 10% de la propiedad.

Hoy, el plan de Corpbanca es pasar de una participación en colocaciones de un 7,3% (unos US$11.000 millones) a un 10% en el mediano plazo. Pero la tarea podría elevar su nievel de riesgo, ya que ganar puntos en un mercado tan ajustado como el chileno sin hacerlo es difícil. “A menos que bajen demasiado los spreads y presten más dinero”, dice Álvaro Pipino, jefe de estudios de IM Trust.

Además, el banco de Saieh tiene un competidor fuerte al lado: el BBVA, que también tiene un plan concreto para llegar al 10% en 2015. A diciembre de 2010, Corpbanca tenía una participación de un 7,3% y el banco español un 7,27%.

Factor Brasil. Un impulso concreto que tendrá Corpbanca es su aumento de capital, que en gran parte irá destinado a aumentar su volumen de colocaciones. También le permitirá mejorar el acceso al financiamiento, tras mejorar sus ratios de capitalización.

“Aumentaría su liquidez para incrementar sus préstamos”, dice Claudia Benavente analista de Banchile Inversiones. “Al aumentar la base de capital, permitirá también al banco apoyar la internacionalización que se está dando por parte de varias compañías chilenas dentro de la región”, dice Chamorro.

Por otra parte, el banco anunció que capitalizará el 25% de sus ganancias y generará sinergias con Unimarc, el brazo supermercadista del grupo Saieh, que posee 350 locales con ventas por US$2.000 millones. El banco va a participar del negocio financiero de Unimarc a través de la creación de SMU Corp, que administrará la tarjeta de crédito del supermercado.

El 51% de la compañía será del banco y el 49% del retailer. “La idea es llegar a segmentos poco bancarizados”, dice Chamorro.

La posible llegada del Banco do Brasil –cuyos resultados llegaron a US$ 6.994 millones en 2010, más del doble de los US$3.400 millones de la banca chilena completa– es quizá una de las grandes esperanzas de Corpbanca.

Por un lado le daría las espaldas internacionales que hoy no tiene y, por otro, le permitiría acceder al enorme crecimiento de las empresas brasileñas. “Muchas están llegando a Chile, por lo que la sociedad permitirá generar nuevos negocios, además de adecuar sus tecnologías, que son más avanzadas”, dice Chamorro. La analista de Banchile Inversiones Claudia Benavente dice que el ingreso de la institución brasileña podría entregarles más know-how en el segmento comercial, “el foco del Banco do Brasil”.

Desde el anterior gobierno brasileño el Banco do Brasil tiene la estrategia de salir a nuevos mercados para acompañar el crecimiento de las empresas brasileñas en la región, dice Boris Molina, analista del Santander en Nueva York. “Se busca una oportunidad integral en el Cono Sur”, dice Aloisio Lemos, analista de la corredora brasileña Ágora Corretora. Una prueba es la compra del 51% de Banco Patagonia en Argentina, por US$480 millones.

Corpbanca, que en 2011 obtuvo beneficios por US$245 millones –un 46,7% más que el año anterior– y cuya acción rentó un 110%, se estructura en tres mercados: la banca mayorista, que atiende empresas con ventas anuales superiores a US$30 millones, inmobiliario, finanzas y negocios de filiales en el mercado de capitales.

Luego está la banca empresas, para compañías con
ventas entre US$2 y US$30 millones y pymes con ingresos menores de US$2 millones. “El activo histórico del banco han sido las empresas medianas”, dice Mario Chamorro.

Por último, está la banca minorista, mediante los segmentos de personas, banca privada y consumer finance. “La banca empresa representa un 74% y la de personas un 26%”, dice Chamorro. El ejecutivo busca que la balanza entre ambas sea más equilibrada, aumentando al porcentaje de retail, en parte a las mejores perspectivas de la economía que abre espacios a que más gente se sume al sistema, lo que mejoraría la rentabilidad.

“Considerando el ciclo del riesgo de crédito en la economía, deberíamos ver esfuerzos del banco por penetrar en segmentos de ingresos bajos, mientras persevera en la banca de clientes de altos ingresos”, dice Jorge Chang, jefe del departamento de estudios de Itaú. “El reciente reordenamiento de la gerencia de esta área va en la dirección correcta”.

Para Fitch Ratings, la estrategia dota al banco de un portafolio balanceado en colocaciones e ingresos, con altos niveles de eficiencia operativa. Un informe de Feller-Rate agrega que tiene gastos de apoyo inferiores al sistema, lo que le otorga una ventaja.

El hecho es que 2011 será un buen año para el sistema. Ya en 2010 la banca registró ganancias por US$3.383 millones, un 26% más que en 2009. Un 75,6% de ellas se concentró en cuatro entidades: Santander, Banco de Chile, Bci y Corpbanca. Las colocaciones crecerán 12,2%, tiradas por las comerciales y de consumo, dice Catalán.

La misma cifra espera para Corpbanca. Y un 8,7% para 2012. La base estará en el crecimiento de su cartera comercial (9,4% y 6,2%, respectivamente) e hipotecaria (23,7% y 15,7% para los próximos dos años)”.

Pero Chamorro no debe olvidar a quien tiene al lado. BBVA prácticamente le empata en colocaciones y, aunque tiene una estrategia diferente, tiene la misma aspiración de alcanzar el 10% del mercado. Ambos quieren crecer en el segmento retail. “Y ambos tienen espacio para hacerlo”, dice Carola Saldías, analista de Fitch Ratings.

“Esto es como que se enfrentaran dos boxeadores del mismo peso”, dice Chang. “No sabes cuál de los dos va a ganar”. BBVA está invirtiendo US$48 millones en 2010-2011 (incrementando un 20% sus gastos) en aumentar su red de atención y mejorar su tecnología.

Además, el banco español opera a la filial BBVA Forum, fuerte en créditos automotores, y que genera utilidades por cerca de US$67 millones, que no están contabilizadas en el balance del banco.

BBVA también podría poner fichas en el retail, a través de una posible alianza con la supermercadista D&S, gracias a la cual podría quedarse con el 50% de la división Presto (el proceso que se encontraba en due diligence hasta el cierre de esta edición). BBVA apunta con más fuerza a las grandes corporaciones.

Corpbanca es más fuerte en pequeñas y medianas y personas, segmentos más rentables.

Por el momento, el que saca más partido a su cartera de colocaciones es Corpbanca, con ganancias por US$245 millones en 2010, contra US$102 del banco de origen hispano. Pero también es cierto que BBVA provisiónó por adelantado poco más de CL$40.000
millones –lo que afecta contablemente sus resultados– y su plan de inversión abulta sus gastos. Así, el banco hispano es uno de los los tantos obstáculos que debe tener en cuenta Chamorro a la hora de implementar sus planes. Y de definir cuáles serán sus jugadas.