Quito. Un pedido de apelación presentado por comunidades indígenas de Ecuador, dentro de un millonario juicio ambiental en contra de la compañía Chevron Corp., pasó a una nueva instancia después de que el juez que tramitaba la causa lo aceptara.

La solicitud presentada por los demandantes hace pocas semanas, incluye la revisión de la sanción económica de US$8.646 millones impuesta a la transnacional.

Los indígenas argumentan que el monto no es suficiente para remediar las zonas que Chevron habría contaminado durante su operación en el país entre las décadas de los 1970 y 1980.

La apelación, de esta forma, pasa a una nueva Sala dentro de la Corte de Sucumbíos donde será analizada por tres jueces secundarios que serán designados por el juez Nicolás Zambrano, quien emitió el fallo.

"Por oportunamente interpuesto el recurso de apelación de la sentencia (...) se lo concede para ante el Superior. En consecuencia remítase todo lo actuado a la Sala Unica de la Corte Provincial de Sucumbios", señala el texto.

El documento enviado por Zambrano incluyó también una ampliación -explicación- de su fallo emitido en febrero a pedido de la compañía demandada con lo que se abre el camino para que se presente una apelación de defensa que seguiría el mismo camino que el pedido que hicieran los demandantes.

La petrolera estadounidense heredó el litigio legal, que comenzó en 1993, cuando adquirió en el 2001 a Texaco, que operaba campos en Ecuador conjuntamente con la estatal Petroecuador.

Actualmente Chevron no tiene activos en Ecuador por lo que los demandantes han mencionado la posibilidad de acudir a instancias internacionales para pedir el embargo de posesiones de Chevron en otros países.