Buenos Aires. Un tribunal de Argentina dictaminó que el ente recaudador de Argentina debe reincorporar a Bunge en el registro de operadores de granos, del que fue expulsado en mayo por supuestas irregularidades fiscales, aunque una fuente de la entidad dijo que apelarán la decisión.

Este caso llevó a una contienda legal entre la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) y Bunge, con una serie de vaivenes judiciales que aún no terminó.

"La Afip va apelar a la Corte Suprema", dijo una fuente del organismo tributario que pidió no ser identificada.

Según el fallo, el ente no respetó los plazos fijados por ley para permitir a Bunge defenderse, lo que torna inválida su expulsión del registro.

"Los de la Afip pueden presentar un recurso extraordinario. Tienen diez días hábiles para interponerlo. Si no lo hacen, (el fallo) queda firme", dijo a Reuters una fuente de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba, de donde salió la sentencia.

El ente fiscal de Argentina había apelado una decisión judicial adversa, que ahora se ve ratificada por la Cámara de la provincia de Córdoba.

No había información disponible al respecto en Bunge, la segunda mayor exportadora de granos y derivados de Argentina -en volumen- detrás de Cargill.

"La incorporación de los contribuyentes al Registro de Operadores de Granos es la única opción que permite a las empresas involucradas participar de la comercialización de granos y legumbres secas, en paridad de condiciones", dice el fallo, que fue publicado por la agencia del Poder Judicial, CIJ.

La remoción de Bunge del registro no afecta las exportaciones de la compañía, pero le hace perder beneficios fiscales y sufrir restricciones para transportar mercadería dentro del país sudamericano, uno de los mayores exportadores de alimentos.

El ente fiscal argentino en los últimos meses suspendió a varias empresas del registro de granos -bajo la acusación de evadir impuestos por sumas millonarias-, pero Bunge fue la primera y hasta el momento la única en ser expulsada.

El sector agropecuario es uno de los más pujantes de la economía argentina y es una fuente de financiamiento clave del Estado a partir, fundamentalmente, de los impuestos a las exportaciones.