Buenos Aires. La justicia argentina procesó a dos directivos del gigante agroexportador Cargill acusados de evadir impuestos, dijo el viernes la agencia recaudadora del país sudamericano.

La investigación sobre Cargill se conoce una semana después de que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) argentina allanó las instalaciones de la filial local de Bunge uno de los mayores comercializadores de granos del mundo, acusándolo de evadir impuestos por un monto millonario. Bunge ha negado las acusaciones.

"La justicia procesó por el delito de evasión fiscal agravada a dos directivos de la empresa agroexportadora Cargill tras comprobarse que hubo una clara intención de defraudar al fisco por cifras millonarias durante los períodos 2000, 2001, 2002 y 2003", dijo en un comunicado la AFIP.

El comunicado sostiene que el procesamiento pone a los dos directivos, Héctor Orlando Marsili, presidente del directorio y gerente de la Unidad de Negocios de Cargill, y Javier Gustavo Fernández, gerente de la sucursal de negocios de la firma en Uruguay, "a un paso del juicio oral donde deberán afrontar penas de hasta 9 años de prisión".

El ente informó que la causa se inició por una evasión superior a los 56 millones de pesos (US$14 millones), y advirtió que con el fallo "los responsables de la cerealera Bunge podrían correr con el mismo destino".

Argentina es uno de los principales exportadores de alimentos del mundo y tanto Cargill como Bunge son dos poderosas empresas en el comercio global de los productos que el país sudamericano vende para proveerse de divisas.

Cargill niego los cargos. Según la AFIP, en la fiscalización constató que Cargill Argentina "realizaba la mayor parte de sus operaciones a través de una sucursal de Uruguay".

"Pero esto sólo a los efectos contables, ya que la mercadería salía directamente desde la Argentina al comprador final y nunca pasaba por el país vecino, ni por ninguno de los otros que participaban en la operatoria", explicó la AFIP.

El miércoles, una fuente de la Aduana dijo a Reuters que Cargill factura gran parte de sus exportaciones a Suiza, pese a que la mercadería se dirige a otros destinos.

El presidente de Cargill, Hugo Krajnc, dijo en un comunicado que la empresa "ha respetado estrictamente las normas argentinas e internacionales sobre precios de transferencia entre empresas vinculadas".

Krajnc calificó de "falaz" la imputación de que Cargill o sus funcionarios hicieron maniobras de triangulación, con el uso de paraísos fiscales, para evitar el pago de impuestos en Argentina y dijo que la firma apelará la resolución del juez.

"Las operaciones de la sucursal Uruguay se consolidaban contable e impositivamente en los balances de Cargill en Argentina", afirmó.

En septiembre, el Gobierno de Argentina había denunciado que cuatro de las mayores empresas exportadoras de granos que operan en el país evadían el pago de tributos, sin identificarlas.

Krajnc dijo a Reuters el miércoles que la firma considera que no es una de las cuatro empresas a las que se refirió la AFIP.