Sao Paulo. La justicia del Trabajo de Brasil confirmó en segunda instancia la condena de Walmart, por hacer que su ex director Eduardo Grimaldi de Souza, de 40 años, moviera las nalgas en reuniones de la empresa.

El hecho ocurría diariamente. Al principio y al final de cada junta, funcionarios de la multinacional entonaban el himno motivacional “dame una W, dame una A, dame una L” y al mismo tiempo debían hacer el movimiento. Quien se negaba, después era obligado a hacerlo solo.

Souza fue funcionario de la empresa entre 2000 y 2009, y tras la acusación que realizó por el daño a su moral, según relata Folha, el Tribunal Regional del Trabajo (TRT)de la segunda Región en Sao Paulo, acogió la sentencia de la primera instancia por daños a la moral y condenó a la compañía estadounidense por US$85.700.

Se validó que el autor fue sometido a situaciones vejatorias, teniendo que exponerse delante de sus colegas. El valor de la condena equivale 10 veces el sueldo del ejecutivo y tiene un “carácter pedagógico”.

La empresa por su parte reconoció la decisión por parte del Tribunal Superior del Trabajo.