Coca Cola Femsa podrá defenderse nuevamente de la resolución de la Comisión Federal de Competencia (CFC) que sancionó a la empresa en el 2000 con millonarias multas por incurrir en prácticas monopólicas, según determinó una sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La instancia judicial resolvió un amparo en revisión que fue presentado por la trasnacional. Esto, producto de la orden de los ministros a la CFC para que tomara en cuenta las pruebas aportadas por Coca-Cola –que durante el proceso seguido en su contra no fueron admitidas por la autoridad–, a fin que elabore un nuevo dictamen, de acuerdo a La Jornada.

Durante el 2000 Coca Cola Femsa fue acusada por Pepsi-Cola Mexicana, Embotelladora Aga y otras embotelladoras por sus exigencias a las tiendas de abarrotes y pequeños negocios exclusividad para la venta de la bebida carbonatada.

A través de diversos medios como que en los refrigeradores que proporcionaba Coca-Cola sólo se guardaran refrescos de esta compañía, o que las tiendas que pintaba la transnacional sólo vendieran su marca, la transnacional incurrió en prácticas monopólicas, sostuvo la CFC y por eso impuso las multas a todas las empresas que integran el corporativo.