Hacia el 2020, el mercado mexicano comercializará 2 millones de vehículos, de los cuales Kia Motors apuesta a que 5% (100.000 unidades) corresponderá a esta marca surcoreana, que la colocaría en el top cinco en ventas de México cinco años después de su llegada, afirmó su director general, Horacio Chávez.

En entrevista con El Economista, el ejecutivo de la automotriz dijo que tras haber lanzado el primer vehículo coreano ensamblado en América, “Kia viene a fortalecer el mercado mexicano y viene a revolucionar las ventas con la mejor garantía, plazos y autos con todas las normas de seguridad vehicular, como el contar con seis bolsas de aire desde la unidad básica”.

A menos de un año de haber incursionado en México, Kia Motors ocupa ya el octavo sitio en ventas a nivel nacional, al comercializar 4.033 unidades de enero a abril del 2016, con la meta de comercializar 45.000 al finalizar el año.

Mientras que desde el inicio de operaciones comerciales en México —en julio del 2015—, la automotriz ha colocado en el mercado 24.691 unidades, siendo una de las marcas con mayor crecimiento en el mercado automotriz mexicano.

“Estamos por arriba de marcas que llevan más de 10 años de presencia en México, como Mazda”, presumió Chávez.

Para reforzar la comercialización, Kia ya cuenta con 48 distribuidoras en diferentes puntos del país, y abrirá 22 concesionarias más para cubrir 98% del territorio nacional.

“Queremos que nos vean como una marca asiática, queremos ser una marca de volumen y semipremium. Competir con marcas como Mazda, Toyota y Nissan”, refirió el directivo.

¡Más sorpresas...! Como parte de los planes de expansión de Kia, próximamente podrían introducirse autos híbridos y eléctricos en México, dado la demanda ante los altos niveles de contaminación y nueva reglamentación.

El director general adelantó que habrá un segundo producto a partir del 2017, cuyo modelo deberá estar soportado bajo la plataforma de los autos compactos existente para el Forte ensamblado en Pesquería, Nuevo León.

Podría ser la introducción de una SUV, “pero no podemos dar información”, destacó.

Respecto de la negociaciones de la empresa y el gobierno de Nuevo León, Horacio Chávez comentó: “No hay una fecha límite para solucionar esto (...) Siguen las pláticas y han avanzado. Esperamos que sea lo más pronto posible”.

Por último, reconoció que existen retrasos en infraestructura de comercialización; “sobre todo en temas logísticos, como el ferrocarril, aún no está la espuela dentro de la planta, por lo que se tienen que mandar en madrinas para subirlo al tren. También falta la luz (...) Frente a la planta colocaron un paso desnivel, y eso impacta un poco en el avance de operaciones”, abundó.