Dubai/Kuwait. Las exportaciones de petróleo y derivados de Kuwait continúan con normalidad y se cumplirán todos los compromisos, dijo este martes un portavoz del sector, pese a una huelga de empleados de la aduana que este lunes paralizó a buques tanqueros .

"Kuwait Petroleum Corp (KPC) reafirma a sus clientes la seguridad de sus necesidades de crudo y de productos petroleros", dijo el jeque Talal al-Khaled al-Sabah, portavoz del sector petrolero del país miembro de la OPEP, en un comunicado enviado a Reuters.

Los embarques petroleros de Kuwait fueron paralizados este lunes luego de una huelga de empleados de la aduana, que bloquearon los procesos de despacho necesarios para que los buques partan o descarguen.

Sin embargo, fuentes marítimas dijeron el martes que Kuwait aseguró el despacho de los buques petroleros varados y que al menos cuatro embarcaciones partieron del puerto Al Ahmadi, punto de salida del grueso de los envíos de crudo del país.

Ni las fuentes marítimas ni el jeque Talal aclararon cómo se despejó el proceso de despacho de las naves.

"Recibimos ayer (lunes) los documentos de cuatro buques petroleros y esperamos obtener el despacho de otros dos más hoy", dijo una fuente marítima.

Unos 3.000 empleados de la aduana kuwaití entraron este martes en un segundo día de huelga, a la espera de que se cumplan sus demandas.

"Seguimos en una huelga total, en especial luego de que el Gobierno nos ignoró por completo", dijo a Reuters Ahmed al-Enezi, jefe del sindicato de empleados de la aduana.

El gabinete de Kuwait dijo que designó a un comité para asumir todas las medidas necesarias para mantener operativos los sectores impactados por la huelga, informó la agencia estatal de noticias KUNA.

El país enfrenta una ola de huelgas de empleados fiscales luego de que el gabinete aprobó mejores condiciones laborales para los trabajadores de la industria petrolera.

Los inversores seguían de cerca la huelga por su posible impacto en el suministro de crudo, aunque el mercado físico no se vio afectado.

Las refinerías asiáticas no reportaron grandes demoras o interrupciones en sus embarques de crudo.