Fráncfort. La empresa desarrolladora de semillas alemana KWS Saat hizo una oferta por el negocio de semillas de hortalizas de Bayer, una unidad que la firma había acordado vender a BASF como parte de su planeada fusión con Monsanto.

KWS dijo este martes que su propuesta no vinculante fue hecha primero a Bayer el 26 de enero, pero que no fue revelada a los inversores en ese momento.

La frustración sobre el rechazo de Bayer pese a un "precio altamente atractivo" llevó a KWS a difundir la propuesta, con la esperanza de que los reguladores antimonopolio la vean con ojos más favorables, dijo a Reuters el presidente ejecutivo de KWS Hagen Duenbostel.

Luego de rechazar la oferta de KWS, Bayer continuó negociando la venta de sus activos de hortalizas -que operan bajo la marca Nunhems- a BASF, que ya tenía previsto comprar otros bienes de Bayer por un valor de 5.900 millones de euros (US$6.800 millones).

"Alguien tiene que moverse. Hemos esperado mucho tiempo, decidimos hacer un movimiento ahora para hacer girar la pelota", dijo Duenbostel.

Las ventas de más de 400 millones de euros (US$466 millones) en la unidad de hortalizas y un margen de ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) de cerca del 20% se traducirían a un valor de oferta de casi 1.400 millones de euros (US$1.632 millones).

El mes pasado BASF acordó pagar hasta 1.700 millones de euros (US$1.982 millones) por un paquete de activos que incluyen el negocio de semillas de hortalizas, tratamiento de semillas y plataformas de cultivo digital de Bayer.

BASF dijo que había llegado a un acuerdo con Bayer y declinó comentar sobre la decisión de KWS.