La baja bancarización se convirtió en el principal obstáculo en Latinoamérica para la compra de casa, ya que las personas interesadas en acceder a una solución de vivienda no pueden ser sujetos de crédito por parte de la banca hipotecaria, lo que les impide cumplir el sueño de tener un techo.

Esta fue la conclusión del Seminario Internacional de Ahorro para la Adquisición de Vivienda, el cual se desarrolló en Bogotá y en el que participaron actores de financiación de vivienda en la región.

Por esta razón Brasil, el país con más habitantes de la región, con 200 millones de ciudadanos, donde la inclusión bancaria es del 52,3% y con un déficit de vivienda que se acerca a los 6 millones de unidades, trabaja con el sector financiero para ampliar esta base y facilitar el programa de vivienda del gobierno.

De acuerdo con Nylton Velloso, vicepresidente de la Associasao Brasileira das Entidades de Crédito Inmobiliario e Poupanca (Abecip), su país avanza en buscar mecanismos como los que adoptó Colombia, lo que le ha permitido desarrollar un sistema institucional fuerte, que se ha traducido en los excelentes resultados de los últimos años, que se ven reflejados en el avance en la reducción del déficit de vivienda y que se convierten en un ejemplo para la región.

“El FNA (Fondo Nacional de Ahorro) es un ejemplo a seguir en la región, ya que sus funcionarios tienen un mecanismo que les permite interactuar con los interesados en comprar vivienda directamente, mientras que en Brasil este trabajo se hace a través de cinco agencias, lo que hace que los procesos sean más demorados”.

Por su parte, Ramón Santelices, director de Relaciones Corporativas del grupo de empresas Conavicoop, de Chile, señaló que en su país la política de vivienda se fundamenta en el ahorro, especialmente en la banca estatal, lo que les ha permitido desembolsar importantes recursos para subsidiar la compra de vivienda.

Sin embargo, recalcó que tienen que fortalecer la inclusión bancaria, pese a que hay una cultura muy fuerte de ahorro.

“Calificó como una buena medida la atención personalizada del FNA a sus clientes, una política que debería ser implementada en sus país para mejorar el servicio y agilizar los procesos de compra de vivienda”, explicó.

Entre tanto, Liliam Agüero, directora de la Federación de Mutuales de Ahorro y Préstamo de Costa Rica, señaló que si bien trabajan en la ampliación de la bancarización, en su país no es un requisito tener una cuenta de ahorro para acceder a los créditos para la compra de vivienda.

Ricardo Arias, presidente del Fondo Nacional del Ahorro, señaló que el ahorro es vital para que un ciudadano pueda acceder a una vivienda propia y que para ello el Gobierno viene incentivando esta cultura.

“Uno de los mecanismos que pondrá en marcha el FNA en tres meses es la Tasa al Ahorro Construyendo Sociedad (TACS), herramienta que les permitirá a los 2,7 millones de ahorradores de la entidad acceder a casa nueva a través del pago de una cuota como si estuvieran pagando un arriendo”.