A partir del 1º de abril, día en que comienza su año fiscal 2011, Industrias La Constancia (ILC) de El Salvador, una subsidiaria de SabMiller, iniciará también un proceso que la llevará a realizar una inversión de $45 millones a lo largo de tres años.

El desembolso que en promedio será de $15 millones anuales, se destinará, según su presidente, Carlos Habencio Fernández, tanto a la reestructuración de las áreas de producción de cerveza, como a proyectos diversos como el cambio en los empaques de sus productos.

Asimismo, otras inversiones se realizarán en el fortalecimiento de los sistemas de distribución, para lo cual se tiene contemplado trabajar en capacitaciones para los cerca de 6.000 distribuidores a escala nacional.

“La industria cervecera crece junto a la economía nacional y las perspectivas son positivas, por eso le apostamos a la inversión para los próximos tres años”, dijo el presidente de ILC.

Mercado sube como la espuma. En 2010, ILC reportó, en sus ventas totales, un crecimiento de entre 1,5% y 2% con respecto a 2009. De acuerdo con la firma, Pílsener se situó como la marca preferida en el mercado salvadoreño con el 48% del total de consumo. A esta le siguieron la cerveza Golden Light con el 30%; Suprema 6% y Pílsener Lite, la más nueva dentro del portafolio, con un 3%.

Esos número llevan a los ejecutivos de ILC, a pensar que si las estimaciones de crecimiento de parte del gobierno son del 2% , la firma crecerá en un 2.5% posiblemente en los próximos años.

En total, la planta de El Salvador, que por sexto año consecutivo logró agenciarse el primer puesto en producción eficiente por sobre las 125 plantas que maneja SabMiller en el mundo, produce 850 millones de hectolitros al año, de los que la mayoría se queda en el mercado local.

El resto es enviado a plazas como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. De hecho, según Fernández, en 2009, se exportaron US$16 millones solo al mercado norteamericano.