El ataque de los androides de Google no es algo que le quite el sueño a Rick Constanzo, director en América Latina de Research In Motion (RIM), la empresa canadiense que fabrica el teléfono inteligente BlackBerry. O, al menos, lo disimula bien. “Nos sentimos muy, pero muy cómodos con ser líderes del mercado. Y estamos haciendo todo lo necesario para mantener esa posición”, dice.

Con ingresos de US$ 4.620 millones en el segundo trimestre de este año, un aumento de 31% frente al mismo período en 2009, los números parecen darle la razón. RIM es el líder mundial en la categoría de smartphones, y sus modelos son una mezcla de emblema y droga para los usuarios corporativos y empresarios de todo el planeta. No obstante, tanto los ejecutivos de RIM como los fans de Android pueden tener razón. Al menos por un tiempo.

“RIM ha sabido aprovechar todas las oportunidades que tiene en la región y ha sabido adecuarse a las necesidades de los usuarios aquí”, dice Paola Soriano, de la firma de investigación de mercados IDC Latin America, en Lima. Y nada permite entrever un cambio en el corto plazo, según la analista.

Sucede que el Android de Google no es un teléfono, sino un sistema operativo de fuente abierta que permite convertir teléfonos en computadoras de bolsillo. La discusión, entonces, es si Android se convertirá o no en el Windows de los 1.000 millones de teléfonos inteligentes que tendrá el mundo en 2013. Un Windows tan plástico como Linux. La otra pregunta es qué pasará si lo logra. ¿Quedarán los fans y fabricantes del iPhone y BlackBerry en un ghetto tan lujoso como aislado?

Creciente presencia. Un estudio reciente de The Nielsen Company sobre los consumidores estadounidenses asegura que Android se ha convertido en el sistema operativo móvil más popular entre los compradores de celulares inteligentes en el último semestre, mientras que Apple, que fabrica el iPhone, y RIM pelean por el segundo puesto.

Pero en América Latina, RIM aprieta el acelerador para mantener y expandir su posición dominante. “Nuestra expectativa en la región es doblar el negocio año a año”, dice Constanzo. Entre 2006 y 2009, América Latina fue para RIM la región del mundo con la tasa de crecimiento más acelerada. Eso explica la gran apuesta por Brasil, donde RIM está construyendo una fábrica junto a un socio local. “Nuestras expectativas de crecimiento en Brasil son más altas que en otros países”, explica el ejecutivo. La planta, además, abastecerá a todos los países de la región al sur de Colombia, afirma Constanzo.

“RIM ha sabido aprovechar todas las oportunidades que tiene en la región y ha sabido adecuarse a las necesidades de los usuarios aquí”, dice Paola Soriano, de la firma de investigación de mercados IDC Latin America, en Lima. Y nada permite entrever un cambio en el corto plazo, según la analista.

“El elevado costo de los SMS (mensajes instantáneos) en Brasil es una oportunidad”, dice Cos-tanzo. “Ofrecemos una alternativa, el BBMessenger, que es gratis e ilimitado más allá de fronteras geográficas. Es un ejemplo de que el servicio es un gran incentivo para los jóvenes”.

La estrategia regional de RIM parece enfocarse tanto en sostener y ampliar la cantidad de sus usuarios corporativos, como lograr que los jóvenes prefieran sus aparatos a los de la competencia. ¿Lo logrará gracias a los mensajes ilimitados de su servicio de SMS? “La mensajería de BlackBerry tiene una demanda fuerte, pero para que esto sea efectivo, se necesita de igual forma un plan de datos”, dice Soriano.

Pero, según Constanzo, la penetración de los smartphones en Latinoamérica es muy baja. “Es como si estuvieras en una cancha de fútbol americano y te encuentras en las primeras diez yardas de tu campo y no tienes nada por delante”, dice. “Sólo espacio abierto: correrás lo más rápido que puedas. Y es ahí donde estamos nosotros”.