Las mejoras en la eficiencia energética en el sector del transporte podrán reducir el gasto en combustibles entre US$40.000 y US$189.000 millones anuales en el horizonte de 2020, aseguró este miércoles la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El sector automovilístico es uno de los principales mercados para la aplicación de estas medidas, de acuerdo con el Informe de Mercado de Eficiencia Energética (EEMR) 2014 presentado en Verona (norte de Italia).

El estudio asegura que la puesta en práctica de estas políticas conducirá a la producción de vehículos más eficientes desde un punto de vista energético en un periodo de cinco años.

El EEMR 2014 revela que las mejoras experimentadas en la eficiencia energética desde 1970 permitieron en 2011 el ahorro de 1.337 millones de toneladas equivalentes de petróleo en once países miembros de la AIE evaluados.

Según señala el informe, esta cantidad supera el consumo total final (TFC) de la combinación de todas las fuentes de energía de la Unión Europea en 2011 y supuso un ahorro de US$743.000 millones.

"Fruto de la eficiencia energética en once países miembros de la AIE, el ahorro fue superior a la demanda de energía de un continente entero", apunta el análisis.

Asimismo, el informe destaca la reducción en 5 % de la demanda de energía en 18 países pertenecientes a la AIE entre 2001 y 2011, a causa fundamentalmente de estas políticas de eficiencia.

"El ahorro acumulado debido a las mejoras en la eficiencia entre 2001 y 2011 en estos países fue de 1.731 millones de toneladas equivalentes de petróleo", recoge el EEMR 2014.

El sector que registró una mejoría más amplia durante esta década fue el residencial, gracias al ahorro en calefacción, calentamiento de agua, iluminación y consumo de energía de electrodomésticos.

En esta línea, el EEMR 2014 recalca que estas medidas de eficiencia permiten reducir el consumo de energía en un momento en que esta ha experimentado un significativo encarecimiento en los países estudiados.

"Los precios de la energía subieron entre el 11 % y el 52 % en las diferentes jurisdicciones entre 2001 y 2011", puntualiza el informe al resaltar el papel de la eficiencia energética en la moderación del impacto de este aumento.

Además, el informe ofrece información acerca de la inversión total en los mercados de eficiencia energética en 2012, que se situó entre los 310.000 y los 360.000 millones de dólares.

Estas inversiones son superiores a las realizadas en energías renovables o en carbón, petróleo y gas para generar electricidad, según detalla la AIE.

Sin embargo, el estudio recalca también que estas inversiones presentan una penetración desigual en los distintos países y en los diferentes sectores consumidores de energía.

Con respecto al desarrollo de la eficiencia energética y su implantación, el estudio asegura que ha dejado de ser un nicho de mercado para convertirse en un segmento completamente establecido gracias, entre otros factores, a la mejora en los modelos de inversión y a la mayor facilidad para financiar los proyectos.

A este respecto, el análisis añade que grandes cantidades de los presupuestos públicos se consagran a políticas para desarrollar la eficiencia energética.

Es el caso de Alemania, donde el banco KfW, una institución de derecho público, destinó 16.000 millones de euros a promover la eficiencia energética en el país en 2013.

En otros países como Francia, Reino Unido, Malasia, Sudáfrica, Australia, Japón, Emiratos Árabes Unidos y los Estados Unidos, la eficiencia energética se ha convertido en una prioridad, de acuerdo con la información ofrecida por el EEMR 2014.

El informe muestra también la gran diversidad de medidas adoptadas en materia de eficiencia energética en once países con características geográficas y económicas muy diferentes.