En marzo de 2009, el lanzamiento de Telefónica del Perú, del servicio Speedy Control Horas, en Lima y las principales ciudades del país causó cierta preocupación entre los dueños de las populares cabinas de internet. Muchos de ellos expresaron abiertamente en el foro Peruhardware.net que la adopción de este servicio podría quitarles una buena tajada de clientes que asisten frecuentemente a sus negocios para conectarse a la red. Y es que el producto que brinda acceso a internet, con un límite mensual de 70 horas de navegación por solo S/. 50 y 30 horas promocionales adicionales los tres primeros meses de uso, y, además, da la posibilidad de navegar más horas con tarjetas prepago, resulta atractivo, sobre todo para la población de los NSE más bajos que tiene a las cabinas como único acceso a esta tecnología.

Este lanzamiento forma parte de la estrategia de Telefónica del Perú para diversificar sus servicios, enfocados sobre todo en banda ancha. Esto, debido a que el negocio de la telefonía móvil, que durante los últimos años fue escenario de una férrea competencia entre operadores, ya no resulta tan rentable. Es sabido que en varias ciudades el nivel de penetración supera el 100% y, tomando en cuenta que el 90% de líneas son prepago, este segmento ya no resulta tan atractivo como antes.

“Ante un escenario con menores márgenes de rentabilidad, venimos diversificando nuestros ingresos, priorizando líneas estratégicas de negocios como la masificación de la banda ancha fija y móvil, la televisión por suscripción y los servicios móviles de valor agregado, que tienen un alto potencial de crecimiento”, dice Javier Manzanares, presidente ejecutivo del Grupo Telefónica en el Perú. “Es cierto que el ritmo de crecimiento de los accesos móviles está disminuyendo, pero esto nos plantea un reto para capitalizar la enorme base de clientes que poseemos de manera rentable. Esto más que un problema es una enorme oportunidad de seguir creciendo. Definitivamente, el mayor crecimiento provendrá de las crecientes necesidades de los clientes por los demás servicios de telecomunicaciones”.

En ese sentido, para el período 2010-2013 la compañía invertirá US$1.500 millones en la implementación de infraestructura de banda ancha y de tecnología móvil. Actualmente, el operador viene desplegando un tendido de 1.280 kilómetros de fibra óptica en la sierra centro y sur del país para dotar de internet de banda ancha y otros servicios de valor agregado a Abancay, Andahuaylas, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Pucallpa y Tingo María, regiones donde la penetración de estas tecnologías es baja.
“Queremos masificar la banda ancha fija e internet móvil y extender la cobertura de la red celular para ofrecer servicios de voz móvil en al menos una localidad de cada uno de los 1.834 distritos del Perú”, dice Javier Manzanares, de Telefónica. “Para eso estamos trabajando en garantizar que contaremos con redes de fibra óptica no solo en la costa, sino en todo el Perú, lo que nos permitirá ofrecer toda nuestra gama de servicios a lo largo y ancho del país”.
Para Liliana Ruiz, presidenta de la consultora de telecomunicaciones Alterna Perú, extender la fibra óptica es una buena noticia para muchas regiones del país. “Las redes se han desplegado en la costa peruana, mas no en la sierra ni en la selva. En general, tradicionalmente la infraestructura de todo tipo ha estado más desarrollada en la costa, porque las actividades económicas estaban más concentradas en esta región plana”, dice. “Por ello, ofrecer servicios finales en estas regiones, sierra y selva, es más costoso que en la costa, dificultando el acceso a esta tecnología a la mayoría de la población que vive en esas zonas”.

“La penetración de la telefonía celular en el Perú no es homogénea y hay una enorme tarea por hacer”

Asimismo, esta medida también responde a un llamado que ha hecho el propio gobierno a los operadores para fomentar la adopción y masificación de los servicios de banda ancha en todo el territorio nacional a través de la fibra óptica, que representa el medio de transmisión más idóneo para brindar servicios de banda ancha en el país. De acuerdo con cifras del Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel), las redes más grandes del país pertenecen a Telefónica del Perú, con 4.008 kilómetros de tendido, y Telmex y América Móvil con 3.225 kilómetros para ambos casos. De estos grandes operadores, solo Telefónica tiene llegada con sus redes a tres ciudades de la sierra: Cajamarca, Huancayo y Puno. El resto de las redes está repartido entre otras compañías más pequeñas.

En tanto, el mercado se ve prometedor tomando en cuenta que la penetración de banda ancha es de 3,04%, según Cisco, y se estima que al cierre de este año el Perú supere el millón de conexiones de este tipo. Además, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), a junio de este año el 13,4% de los hogares a nivel nacional tiene servicio de internet. En Lima Metropolitana, el índice sube a 26,3%.

“Este 13,4% de hogares equivale a 3% de la población. Esto se opone al desarrollo de la telefonía móvil donde, como sabemos, ya casi estamos en el promedio de América Latina”, dice Carlos Huamán, socio director de estudios de DN Consultores.

Por lo pronto, la empresa de telecomunicaciones de origen español apuesta por la ‘paquetización’ de servicios que, además de internet ofrece un mix que incluye telefonía fija y televisión pagada a través de sus productos denominados dúos o tríos.

Tras una intensa promoción de estos servicios, a mayo de 2010 Telefónica tenía más de 680.000 clientes inscritos bajo estos esquemas. “En el caso de la televisión, la mayor intensidad competitiva nos exige garantizar que contamos y seguiremos contando con la mejor oferta de contenidos del país en el Perú y que estaremos a la par que cualquiera en cuanto al desarrollo
tecnológico, brindando a nuestros clientes la posibilidad de disfrutar de la televisión en alta definición y otros desarrollos tecnológicos de última generación”, dice Javier Manzanares, de Telefónica del Perú.

Todos estos esfuerzos e inversiones han rendido los frutos que la empresa viene cosechando en términos de participación de mercado.

Según cifras de Osiptel, al segundo trimestre de 2010 Telefónica del Perú ha captado el 92,58% del mercado de telefonía fija, el 93,25% de internet fija (banda ancha) y el 73% en el servicio de TV pagada (este último indicador es al cierre de 2009).

215

Reinvención móvil. A pesar de que gran parte de la energía de Telefónica del Perú está enfocada en la expansión de la banda ancha en todo el territorio nacional, la empresa no descuida el negocio de telefonía móvil, sobre todo cuando hay regiones
en que el crecimiento no ha sido tan explosivo como en las principales ciudades del país.

“Pese a los importantes niveles de penetración de servicios móviles alcanzados a nivel país, la penetración de la telefonía celular no es homogénea y hay aún una enorme tarea que hacer, sobre todo en las regiones de menor densidad poblacional”, dice el ejecutivo. “Si bien Huancavelica es la única región con una penetración menor a 20%, en los departamentos amazónicos también hay mucho por desarrollar para que la comunicación móvil esté al alcance de todos. En estas regiones, los mayores obstáculos obedecen a la falta de energía eléctrica y al difícil acceso a los centros poblados”.

Por lo pronto, basado en información de Osiptel al segundo trimestre de 2010, el ejecutivo asegura tener una participación de 63,25% en el mercado móvil y espera seguir sumando a través del servicio de internet que ofrece aplicaciones de redes sociales como Facebook o Twitter, a tarifas cada vez más accesibles, y usando como plataforma los smartphones, que han tenido una buena acogida en cierto segmento de la población e incluso se estima que este se adquieran 360.000 unidades de estos equipos.

De esta forma, la empresa entra a una nueva etapa en el mercado peruano que, desde su ingreso en 1995, ha sido un terreno promisorio para Telefónica, y promete seguir dándole buenos resultados.

“Todavía existe espacio para crecer y para que las empresas pujen por cada punto porcentual del mercado”, dice Carlos Huamán, de DN Consultores. “En la industria de telecomunicación hay dos factores importantes, la participación de mercado y las espaldas financieras, sobre todo en países como el Perú, que es uno de los mercados más concentrados en la región a nivel de ingresos, debido a la talla de empresas del sector que operan en cada uno de los países”.

Consciente de esta situación, Telefónica del Perú sigue sumando más servicios y capitalizando su amplia base de clientes. La línea ya está trazada y depende de su manejo para seguir creciendo en el camino.