En el marco de los esfuerzos que se están realizando a nivel global para enfrentar el calentamiento global, varias empresas hay implementado políticas para reducir su huella de carbono. Tal es el caso de Philips.

La empresa informó que en 2009 el impacto de carbono de la compañía se redujo en 10%, y se espera que para 2012 la firma reduzca sus emisiones de carbono en 25%.

El senior director EcoVision Program, Philips Corporate Sustainability Office, Robert Metzke, entregó a AméricaEconomía los detalles de la estrategia que lleva adelante la empresa en este tema.

-¿Qué acciones está realizando Phillips para reducir su huella de carbono?
-Philips ha venido contribuyendo en la transformación para lograr una economía con menos emisiones de carbono. Desde 1994, nos hemos enfocado en aumentar la eficiencia energética de nuestros productos, al igual que en otros avances del medioambiente. Lo mismo hemos hecho como parte de nuestras actividades industriales desde 1984.
La compañía cumple con el reto de eficiencia energética a través de nuestros productos “verdes” y al inspirar a nuestros consumidores a hacer cambios simples con los que pueden lograr un gran impacto. Además, reconocemos los hallazgos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) y consideramos que las emisiones globales alcanzarán su nivel más alto en 2015, para luego reducirse entre 50% a 80% para 2050. Philips también apoya los recortes obligatorios de al menos 30% que deben lograr los países industrializados en sus emisiones locales para el año 2020.

-¿Por qué es importante este tema para la empresa?
-En Philips consideramos que la responsabilidad de las corporaciones y la acción que tomen las comunidades son factores clave para responder a los retos climáticos de hoy en día, y aprovechamos nuestra pericia para desarrollar productos y soluciones sustentables que contribuyan a una mejor y más alta calidad de vida para todos en el planeta.

-¿Cuánto la han reducido? ¿Cuánto esperan hacerlo en el futuro?
-Para cumplir con nuestra promesa de “Sentido y Simplicidad” y reducir nuestro impacto ecológico, seguimos enfocados en mejorar nuestro desempeño medioambiental gracias a nuestros programas ecológicos “Ecovision”: Ecovision4, el cual comenzó en el 2007 y continuará hasta el 2012 a la par con Ecovision5, que comenzó en el 2010 hasta el 2015.
En el 2009 reportamos que el impacto de carbono de la compañía se redujo en 10% en comparación con 2008. Con Ecovision4, nos hemos comprometido a mejorar la eficiencia energética de nuestras operaciones en 25%, al igual que a reducir nuestras emisiones de carbono en 25% para el 2012.
Con Ecovision5, Philips eleva las expectativas de su enfoque corporativo en el medio ambiente al ampliar la dimensión del programa para lograr los siguientes objetivos: traer cuidados a más de 500 millones de personas; mejorar la eficiencia energética de sus productos en 50%; duplicar la recolección global, la cantidad de productos reciclables y el uso de materiales reciclados en sus productos para 2015, en comparación con el 2009.

-¿Esta actitud ha redundado en los resultados de la compañía a nivel regional?¿En qué países han puesto más énfasis en la reducción de la huella de carbono?
-Siguiendo nuestro compromiso con las causas sociales, hemos creado nuestra propia propuesta para apoyar a las comunidades donde vivimos y trabajamos, y buscamos facilitar nuevas soluciones y cambios para impulsar prácticas energéticas responsables. Por ejemplo, en la ciudad de Apodaca en el estado de Nuevo León en México, 28,000 puntos de luz del alumbrado público han sido sustituidos por la tecnología medioambiental de iluminación “Cosmopolis”. Gracias a esta tecnología, se espera una reducción anual de 6,500 toneladas de CO2, al igual que un ahorro del 43 por ciento en el consumo energético. En la Isla de Pascua se implementó un proyecto de educación ambiental en los colegios, con el cual se capacitaron los profesores y se desarrolló una campaña con la comunidad de ahorro de energía con el cambio de todas los bombillos (luces) residenciales por bombillos eficientes. Por último se iluminó de forma eficiente las monumentales estatuas moais; en Colombia iluminamos varios edificios emblemáticos, al igual que plazas y espacios públicos con la tecnología LED para embellecerlos y hacerlos más eficientes.