-¿Cómo evoluciona el negocio de la salud privada en el Perú?

-De todos los sectores, el de salud ha sido el menos beneficiado a pesar del crecimiento económico experimentado por el Perú en los últimos años. El presupuesto para la salud ha sido el más bajo a nivel estatal y privado. No había inversión privada extranjera en el sector hasta que logramos que Banmédica se interesara en poner un pie en el país.

-¿Es grande la brecha entre la salud privada peruana y otros países de la región?

-La diferencia tecnológica de Perú con Chile y Colombia es de alrededor de diez años. Además, en el Perú debió crearse hace mucho el plan de aseguramiento universal de la salud, que en Chile y Colombia se hizo hace 30 años. Incluso, cuando se dictó la Ley de Modernización de la Salud fue a medias, ya que el trabajador no podía escoger entre el seguro social o entidades prestadoras de salud (EPS). Hasta hoy es obligatorio aportar al seguro social. No hay un corte entre los dos sistemas, por lo que la inversión privada en salud le aliviaría al Estado buena parte de la carga.

-¿Cuáles serían los retos de las clínicas regionales respecto a las de otros continentes?

-Brasil, Chile y Colombia tienen clínicas de primer nivel. La medicina, el número de habitantes y los sistemas apropiados han logrado que otros países de la región tengan una medicina de primer mundo. Eso es lo que buscamos lograr en el Perú con la ampliación y modernización de la Clínica San Felipe, la cual demandará US$25 millones. Queremos contar con la mejor tecnología.

-La sociedad con Banmédica tiene casi tres años. ¿Los resultados son los esperados?

-Sí. Banmédica es una empresa con más de 35 años en el mercado de la salud. Tiene muchas clínicas y presencia importante en Chile, Colombia y Ecuador. Por lo pronto, nuestro proyecto va por buen camino.

-¿Cuáles son los planes de crecimiento de la sociedad Roe-Banmédica en el Perú?

-Con la renovación de equipamiento e infraestructura, San Felipe se volverá una clínica de primer mundo. Asimismo, andamos tras dos nuevas opciones para consolidar un proyecto más grande en los distritos de Ate o La Molina.

-¿Piensan ampliar el abanico de sus negocios?

-En el Perú, Banmédica viene sondeando la posibilidad de asociarse con alguna EPS o formar una propia, pero ello corresponde a una segunda fase de inversión. Por el momento, juntos tenemos las metas muy claras: crecer con la clínica San Felipe, luego con otra clínica dentro de la capital y posteriormente ingresar a provincias. No hay proyectos consolidados, pero la intención es clara y en el Perú, debido al atraso mencionado, no hay límites de inversión en salud. Banmédica llegó al país llegó para quedarse.