Este año ya hay unos 34.897 vehículos más que en el 2011 en la Gran Asunción, lo que lleva el total a 501.831. Buses, autos, camionetas y motos saturan las principales arterias, sin que se vean políticas de parte de las autoridades para mejorar la situación. Una persona que conduce todos los días (hábiles) desde San Lorenzo hasta el centro capitalino puede gastar, solo en el viaje de ida, hasta 30 horas al mes. Este año, solo en Capital, los accidentes ya suman 1.988.

Asunción dejó de ser la ciudad de los naranjos, para convertirse en la ciudad de los automóviles. Según datos actualizados del RUA (Registro Único del Automotor), en Capital hay 246.970 vehículos registrados, y en Central, 254.861, y en total suman 501.831 móviles que, en su mayoría, tienen como destino a la capital y circulan por las principales avenidas, como Mcal. López, Eusebio Ayala y Artigas.

Los embotellamientos, el caos vehicular y los accidentes son postales diarios de la ciudad, donde la cantidad de móviles crece sin parar, mientras las autoridades siguen sin ofrecer una solución práctica.

A mediados del año pasado, los vehículos en Capital y Central sumaban en total 466.934, o sea, 34.897 menos que este año. “Yo llego en una hora desde Trinidad hasta el microcentro”, se quejó Gabriela Galeano, mientras esperaba en el semáforo de Mcal. López casi EE.UU. “Cada año la situación está peor”, agregó el automovilista Alan Valdez.

Vivir en el auto. Sin duda, el automóvil no se inventó para vivir en su interior, pero Asunción tiene la desventaja de modificar hábitos. Desde San Lorenzo al centro, por Eusebio Ayala, se tarda como una hora y media para llegar al microcentro en horario pico. A este ritmo, y hablando solo de entrar al centro, se pierden unas siete horas y media en cinco días. En ese sentido, en un mes, contando los días hábiles, las horas perdidas en el tráfico sumarían 30 horas.

Según el Plan Zeta del año 1998, a este ritmo, la velocidad de circulación en el 2015 será de solo 5 kilómetros por hora, y como en el cuento “Las autopistas del sur”, de Julio Cortázar, en las calles reinará la contradictoria sensación del encierro en plena selva de máquinas pensadas para correr.

Presupuesto destinado. La Comuna tiene un presupuesto de alrededor de G. 615.000 millones, de los cuales destina a la Dirección de Tránsito solo unos G. 13.929 millones, un poco más del 2% de todos sus recursos. El municipio cuenta con 7.132 funcionarios, y de esta cantidad solo 225 son agentes de la PMT que están en la calles.

Hay un solo técnico en vialidad en la Comuna, el Ing. Alfredo Ibáñez, quien comentó que el problema del tránsito debe ser tomado en forma conjunta por varias instituciones.

En este sentido, la cartera de Obras Públicas propuso proyectos como la avenida Ñu Guasu, que nunca llegaron a concretarse. Por su parte, el Municipio se encuentra asfaltando calles para que puedan ser utilizadas como vías alternativas. Hasta la fecha, el sistema semafórico de Asunción no está coordinado y no existe un eficiente sistema de transporte público de forma que se pueda evitar el uso masivo de vehículos particulares.

Otra de las posibilidades se encuentra en la Avda. Costanera Norte, que si bien está proyectado para unir el Puerto con el Jardín Botánico, por ahora llegará solo hasta Gral. Santos, pues todavía no hay los recursos para conectar con el Jardín Botánico.

“El tráfico es lento, pero es igual peligroso”, relató Esteban Acosta desde su motocicleta de 200 cc, estática en medio del tráfico.

Según datos de la Comuna, hasta el 25 de abril se registraron 1.988 accidentes. En enero se registraron 14 choques triples y 2 cuádruples; en marzo, los choques cuádruples sumaron 4, y los triples, 32. Triste destino para la Madre de Ciudades, que este año cierra 475 años desde su fundación.