Según la consultora Deloitte, el torneo inglés es el que más ingresos genera, pero los altos salarios a sus estrellas se han convertido en una suerte de ‘autogol’ para los clubes.

Una vez más la Liga Premier inglesa vuelve a estar por encima del resto. Pese a los jugadores y la publicidad que se le genera La Liga de España y al Calcio italiano, ninguno ha podido superar en ganancias a los ingleses.

De acuerdo con el informe presentado por la consultora, el torneo inglés es el que más ingresos genera con 2.515 millones de euros, superando por largo a la Bundesliga de Alemania que ocupa el segundo lugar con 1.674 millones de euros. Completa el podio La Liga española con 1.632 millones de euros en ingresos.

A pesar de este alto margen de ganancias, no todo el color de rosas para el fútbol inglés. Los altos salarios a sus estrellas se han convertido en una suerte de ‘autogol’ para los clubes.

La misma consultora, Deloitte, detalló en un informe sobre las finanzas del fútbol realizado en 2009-10, que los equipos de esta competición gastan en promedio un porcentaje récord de 68% de sus ingresos en pagar a los jugadores.

Las cifras varían en los distintos clubes, mientras en Manchester United desembolsó el 46% de sus ganancias en salarios, su rival en la ciudad, el Manchester City, pagó a sus jugadores un excesivo 107%. Pero ninguno supera al Chelsea, que abonó unos 285 millones de dólares a sus estrellas.

Problemas en el medio de la tabla. Los equipos que se encuentran abajo en la tabla de la liga, han dado signos de disciplina en cuanto al pago de salarios y aquellos que se ubican en el tope obtienen tantas ganancias que han logrado mantener baja la proporción invertida en sueldos.

El problema está en los equipos del medio, que registran menores ingresos y deben pagar salarios igualmente altos para mantener a sus mejores jugadores, pero la falta de títulos influye negativamente sobre sus ganancias.

Equipos como Chelsea y Manchester City (los que más invierten en remuneraciones a futbolistas) necesitarán mantener los sueldos bajo control para poder cumplir con las nuevas reglas financieras de la Uefa; que obligan a los equipos a encontrar un equilibrio entre ingresos y gastos.

La institución empezará a revisar las cuentas de los equipos esta próxima temporada, pero las reglas entrarán en plena vigencia en 2014.

En adelante, para participar en la Liga de Campeones o en la Liga Europa, los clubes deberán tener pasivos inferiores a sus activos, algo básico en términos de contabilidad.

Pérdidas. Las pérdidas operativas de las cuatro principales divisiones del fútbol inglés superan actualmente los beneficios que se obtienen tan sólo en la Liga Premier.

Los 92 equipos de las distintas divisiones en Inglaterra -incluidos los 20 de la Premier League- perdieron unos US$980 millones (sin impuestos) en la temporada 2009-10. La suma de sus deudas hoy se ubican en torno de los US$5.700 millones.

A pesar de esto, hay que decir que el fútbol profesional inglés ha mostrado una gran fortaleza frente a la reciente crisis económica global y otros embates del mercado.

Y es que a pesar de estos números negativos, ningún club de las ligas inferiores ha quebrado desde 1992, cuando el Maidstone se declarara en banca rota.