París. La mayoría de los franceses quiere mantener la energía nuclear, que cubre tres cuartas partes de sus necesidades de electricidad, según un sondeo publicado en el diario Les Echos.

El sondeo de TNS Sofres, encargado por la empresa estatal de electricidad EDF se llevó a cabo el 15 y el 16 de marzo, después del sismo del 11 de marzo en Japón que causó una grave crisis nuclear en el país asiático.

El 55% de los 1.000 encuestados se mostró en contra de una propuesta del principal grupo ecologista francés de abandonar la energía nuclear, mientras que el 42% estaba a favor.

El partido ecologista de izquierda Europe Ecologie-Les Verts ha pedido un referéndum sobre esta cuestión. El Partido Socialista ha pedido, por su parte, que el Gobierno abandone su programa de expansión de la energía nuclear.

Cecile Duflot, líder de Europe Ecologie-Les Verts, dijo que su partido sacará otra encuesta, también realizada por TNS Sofres, que mostrará el resultado contrario.

Alrededor de siete de cada diez entrevistados dijo que creía que en Francia podría ocurrir un accidente nuclear como el de la central japonesa de Fukushima, pero el 62% dijo confiar en EDF, que gestiona los 58 reactores del país, a la hora de prevenir cualquier riesgo de accidente nuclear.

La fe de los franceses en la energía nuclear se ha mantenido incólume desde que decidió relanzar un programa masivo con esta energía tras las crisis del petróleo en los años 70 para impulsar su independencia energética. Fue el único país en mantener sus planes tras el desastre de Chernóbil en 1986.

Los franceses prefieren esta energía porque supone tener precios más bajos que la media europea en las facturas y porque prácticamente no emite dióxido de carbono, aunque tiene el problema de los residuos radiactivos y su eliminación.