Lima. Perú exporta alrededor del 50 por ciento de su producción cafetalera total a los mercados de la Unión Europea (UE), cerca de 2 millones de quintales, afirmó hoy el presidente de la Cámara Peruana de Café y Cacao, Luis Navarro.

"Casi la mitad de la producción de café se dirige a Europa", con estas palabras, cortas, pero contundentes, expresó en una entrevista con Xinhua la alta demanda de este grano reconfortante que los consumidores europeos disfrutan en sus mesas y restaurantes.

Actualmente, la producción anual de café peruano oscila entre los 4 a 6 millones de quintales, y el año pasado fue uno de los peores momentos debido a la epidemia de la roya amarilla que destruyó los campos de cultivo en las zonas productoras.

"Sin embargo, Perú es un país que ha crecido mucho en los últimos años en la exportación de café a los mercados internacionales en los últimos años", anotó en el marco de un feria de productores peruanos provenientes de las diferentes regiones de este país andino.

Navarro resaltó la importancia del café en el mercado del viejo mundo, donde en recia competencia con los mejores cafés del mundo, y se ha ganado un espacio entre los consumidores más exigentes.

"El principal destino en el bloque de países de la Unión Europea (UE) es Alemania, y el puerto de Hamburgo, una de las puertas de ingreso a este mercado comunitario", precisó.

Los productores peruanos exportan todos los años este producto estrella a 48 países de todo el mundo pero son los países europeos como Alemania y Bélgica, Francia e Italia, los mayores compradores de este grano.

"Con respecto a los países americanos, consideramos que el mercado de los Estados Unidos es uno de los mercados de destino del café peruano", afirmó.

Navarro también detalló que la comercialización del café peruano en los mercados internacionales, no se limitan a los antes mencionados, entre otros destinos, figuran Canadá, Corea del Sur y China.

"Otro detalle importante que se debe tener en cuenta es que un buen porcentaje del café que pasa por el mercado estadounidense termina en Canadá", formuló.

Sobre las perspectivas de este sector, el presidente de la Cámara Peruana de Café y Cacao manifestó su optimismo de que este año se superará los problemas que generó la roya amarilla el año los últimos dos años.

"Lamentablemente en 2013 hubo un problema que apareció en 2013 por la plaga de la roya amarilla y ha hecho que perdamos alrededor del 30 por ciento de la producción en los últimos años", expresó.

Navarro indicó que, hasta el momento, los productores peruanos han tomado las acciones correctivas necesarias y se espera que a partir del próximo año se recupere este sector productivo, que beneficia a cerca de 223 mil familias.

El dirigente empresarial también recordó que una experiencia parecida les tocó a los productores colombianos hace ocho años y sus productores recurrieron a sus colegas peruanos para cumplir con sus compromisos en los mercados internacionales.

"Colombia tuvo un problema similar en 2007 y, entonces tuvieron que usar café peruano para completar la demanda que tiene en su mercado interno", recordó a modo de ejemplo, con lo que ocurrió en Perú entre 2013 y 2014.

De acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Riego, debido a la roya amarilla, los productores registraron pérdidas económicas por cerca de 700 millones de dólares y la destrucción de 80 mil hectáreas de cultivos de café.

Perú registró el año pasado una producción aproximada de 4 millones de quintales de café, como parte de un proceso de recuperación después de la plaga y este año se espera superar o igualar la producción de ese periodo.

"Uno de los problemas, más serios, que enfrentan los productores peruanos, después de las plagas como la roya amarilla, es la falta de infraestructura vial, porque existen zonas productoras de donde se saca el producto al mercado sobre los lomos de caballos", sostuvo.

En el primer semestre de este año, la producción de café peruano alcanzó un promedio de 92,8 millones de dólares, una cifra alentadora, pese a que representó una baja con respecto al mismo periodo del año pasado cuando sumó 126,9 millones de dólares.

Los beneficios sociales que aporta este sector productivo a Perú se refleja en el mercado laboral en las zonas rurales y urbanas de este país donde genera cerca de 5 millones de empleos indirectos.