Arabia Saudita enfrentaba resistencia este miércoles de los otros productores de la OPEP que se oponen a un incremento del suministro de petróleo que serviría para bajar los altos precios del crudo.

Bajo presión de los países consumidores, que quieren contener la inflación de los combustibles, Arabia Saudita espera convencer a la Organización de Países Exportadores de Petróleo de que eleve su meta de producción en 1,5 millones de barriles por día en la reunión de este miércoles, dijeron delegados del Golfo Pérsico.

Riad tiene el respaldo de sus aliados del Golfo, Kuwait y Emiratos Arabes Unidos (EAU), en su iniciativa para responder al aumento de la demanda en el segundo semestre del año.

Pero cinco naciones, Irán, Venezuela, Ecuador, Irak y Angola, han dicho que no ven necesidad de incrementar el bombeo.

Esos países quieren mantener los precios del petróleo por encima de los US$100 el barril. El miércoles, el crudo Brent se negociaba a US$116 por barril.

Se prevé que Irán y Venezuela ofrezcan la oposición más firme a un incremento, aunque el ministro del Petróleo en funciones de Irán, Mohammad Aliabadi, buscó un tono conciliador en el inicio de la reunión.

"Nuestra posición es que la Opep no tiene por qué estar incrementando la producción, ya habrá que incrementar la producción en la medida que crezca la demanda", dijo el presidente venezolano Hugo Chávez el martes en Ecuador.

Como Arabia Saudita es el mayor productor de la Opep y el único con capacidad ociosa significativa, usualmente logra que se adopten sus iniciativas. Pero esta vez es difícil de predecir el resultado del encuentro.

Las naciones a favor de un aumento serían cinco, igual cantidad que las que se opondrían. Se cree que Qatar, que no se ha expresado en público, normalmente respaldaría a sus aliados del Golfo Pérsico. El representante libio, Omran Abukraa, aún no fue visto en el encuentro.

Como mínimo, los productores del Golfo quieren cerrar la brecha de 1,4 millones de barriles por día entre la cuota oficial de la OPEP de hace dos años y medio, de 24,8 millones de bpd, y la producción real, estimada por la OPEP en abril en 26,2 millones de bpd.