Caracas. Según el último reporte mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con data de febrero, los miembros de dicho organismo están bombeando 2,5 millones de barriles adicionales incumpliendo la cuota de recorte de 4,2 millones de barriles diarios, lo que evidencia una violación de 60%.

Durante el mes de febrero, el bombeo de los integrantes de la Opep se ubicó en 27,37 millones de barriles por día, considerando que el techo de producción definido por la Opep es de 24,85 millones de barriles diarios.

Si a ese volumen de producción se suma el de Irak, que promedia 2,63 millones de barriles diarios (no se incluye dentro del recorte pautado en enero de 2009), el bombeo que dicha organización aporta al mercado gira en torno a 30 millones de barriles por día.

La Opep, tras la crisis financiera global que dio al traste con los elevados precios del crudo que venían observándose hasta agosto de 2008, decidió aplicar un recorte de producción para contener la caída de las cotizaciones que llegaron a promediar hasta 31 dólares el barril en diciembre de ese año.

En enero de 2009, la organización acordó sacar del mercado 4,2 millones de bpd. Sin embargo, de acuerdo con las declaraciones de su propio secretario general, HE Abdalla Salem El-Badri, ha sido difícil su cumplimiento, al punto que en esta ocasión el reporte de la Opep revela que solo se están sacando del mercado 1,7 millones de los 4,2 millones.

Según las cifras publicadas por el grupo petrolero, se tiene que todos sus miembros están incumpliendo con sus cuotas de recorte. Su secretario general, inclusive, se ha visto en la necesidad de hacer llamados de atención para que se apeguen a ellas, sin éxito.

No obstante, el analista petrolero y ex funcionario del otrora Ministerio de Energía y Minas, Humberto Calderón Berti, señala que el mecanismo aplicado por la Opep ha cumplido con su cometido al contener la baja de los precios petroleros, y que "de no existir la Opep, habría que crearla".

La Opep, que controla 40% de la producción global de crudo, se ha mostrado al mundo como un actor fundamental en el mercado petrolero, capaz de influir de manera rápida y contundente ante acontecimientos impredecibles que afectan a un mercado tan volátil como este.

Analistas internacionales sostienen que el mayor incumplimiento del recorte durante febrero se debió, fundamentalmente, a la crisis política interna que aún persiste en Libia, y que ha dejado fuera de producción casi toda la capacidad de bombeo del país, de 1,6 millones de barriles por día.

En cuanto a la crisis nuclear en Japón y a su necesaria recuperación luego del sismo que devastó a esa nación considerada la tercera economía del mundo, las expectativas en torno al mercado petrolero se muestran complejas.

Los precios del crudo mostraron ayer un retroceso, debido a una posible contracción de la demanda tras la caída de la economía japonesa, que amenaza con ralentizar su entorno. No obstante, la crisis libia no ha sido superada.

Analistas consideran que la Opep deberá analizar los nuevos escenarios que pintan un panorama incierto al ya azaroso mercado petrolero.