Santiago. Los productores con más de 200 ovejas se duplicó en 10 años en las regiones de La Araucanía, Los Lagos y Los Ríos, en el sur de Chile, según el último censo agrícola que se registró en dicho país.

El auge del rubro se debe a la mayor rentabilidad que representa frente a la producción de cereales, leche y bovinos, sumado a los precios altos, a la menor oferta de países productores, y al aumento en la reconversión las de tierras donde los productores están cambiando vacunos por ovejas.

En declaraciones difundidas por La Tercera, José Marín, uno de los mayores productores locales y presidente del grupo de Empresas Marín, explica que "es un boom. Hace dos temporadas el cordero estuvo a US$2 el kilo en vara (listo para procesar o consumir) y hoy alcanza a los US$4,20. El precio a productor ha tenido un aumento de 105% respecto de dos años (…) se está pensando en traer trigo o avena a la zona sur para hacer más rápida la engorda de los corderos".

Ema Budinich, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), explica que “las exportaciones de ganado ovino han aumentado de 3400 toneladas entre los años 1991 y 2000, a unas 5.300 toneladas por año en los últimos tres años , llegando al récord de volumen exportado de 6.827 toneladas en el 2010 ”.

Gustavo Rojas, director de Odepa, indicó que "antes sólo faenaban bovinos; hoy se han ampliado al rubro ovino".

Las proyecciones son buenas para el mercado chileno, ya que en China, por ejemplo, la importaciones de este producto se están incrementando y Brasil es un potencial destino, sumado a que la Organización de Nacional Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ya manifestó que en cinco años más faltará 30 millones de corderos para abastecer la demanda mundial, lo que provoca mayor interés en desarrollar este negocio.