La siderúrgica brasileña Usiminas, controlada por la argentina Techint, sufrió pérdidas de 24 millones de reales (unos US$9,7 millones) en el tercer trimestre, debido principalmente a la depreciación del real frente al dólar, informó este miércoles la empresa.

Este resultado negativo contrasta con los beneficios de 115 millones de reales (unos US$46 millones) obtenidos en el mismo trimestre del año pasado y los 129 millones de reales (unos US$52 millones) del segundo trimestre de este año, según el balance de la empresa.

Entre enero y noviembre, la mayor siderúrgica de América Latina acumuló ganancias de 326 millones de reales (cerca de US$131 millones), contra las pérdidas de 30 millones de reales (US$12 millones aproximadamente) del mismo período del año pasado.

La compañía atribuyó el mal resultado del tercer trimestre principalmente a los efectos negativos de la depreciación del real frente al dólar, lo que le generó pérdidas de 164 millones de reales (unos US$66 millones) entre julio y septiembre, además de a una caída de ventas de minerales y de productos siderúrgicos.

En ese trimestre, el real sufrió una fuerte desvalorización del 10,8 % frente al dólar, debido principalmente a la volatilidad de los mercados relacionada por las elecciones en las que, el pasado domingo, ganó la reelección la presidenta Dilma Rousseff.

La facturación neta entre julio y septiembre ascendió a 2.908 millones de reales (unos US$1.177 millones), 9 % menos que en mismo trimestre del año pasado.

Las ventas de acero cayeron 3,8 % con respecto al trimestre anterior, hasta 1,4 millones de toneladas, debido a una fuerte retracción del mercado brasileño (-13,9 %) compensada en parte por el aumento de las exportaciones a Estados Unidos y México.

El resultado operativo o Ebitda se situó en 344 millones de reales (US$139 millones aproximadamente) en el tercer trimestre, 35% menos que en el mismo período del año pasado.