Sao Paulo. La "supercosecha" de granos prevista para este año en Estados Unidos y en algunos países de América Latina, con la consecuente caída de los precios internacionales, no afectará la "reactivación" de la producción en Brasil, afirmó este viernes en Sao Paulo el ministro de Agricultura, Neri Geller.

"Los mercados emergentes están 'absorbiendo' comida y el mercado internacional está creciendo. Entonces veo con mucha tranquilidad la reactivación de la producción nacional y de los precios internacionales a partir del año que viene", declaró Geller a periodistas tras un encuentro con representantes del sector de máquinas y equipamientos.

Para Geller, "el precio puede bajar un poco frente a una 'supercosecha', principalmente la norteamericana, pero las perspectivas para el futuro son positivas y el aumento del dólar ahora va a ayudar para que el sector se consolide en una etapa de crecimiento".

Con una expectativa de cosecha de 65,65 millones de toneladas de maíz y 106,41 millones de toneladas de soja en Estados Unidos, según las proyecciones del país norteamericano, el precio de los granos viene bajando en el mercado internacional y desanimando a los productores brasileños.

"Esta caída de precios en un primer momento no se va a reflejar a medio y largo plazo. Estoy muy optimista y creo que los productores y empresarios tienen que estarlo también", comentó el ministro.

Así, el momento actual de la economía, indicó el ministro, es de "oportunidad" para invertir en la industria agrícola.

De acuerdo con el Índice de Confianza de la Agroindustria (IC Agro), elaborado trimestralmente por la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP) y la Organización de las Cooperativas Brasileñas (OCB), el nivel del indicador fue de 91,8 puntos, que lo hacen pasar de una condición de "neutralidad" a una de "pesimismo".

El gobierno brasileño, enfatizó el ministro, "tiene que continuar abriendo nuevos mercados y líneas de crédito" y, en ese contexto, el gigante suramericano apuesta por la continuidad del crecimiento del consumo internacional e interno.

"Brasil pasa por un momento importante en el que necesitamos, efectivamente, trabajar muy fuerte en la agregación de valores (a las materias primas agrícolas) y nosotros ya estamos haciendo eso", puntualizó Geller en la sede de la Asociación Brasileña de la Industria de Máquinas y Equipamientos (Abimaq).