Lafarge vendió sus activos de cemento y concreto en el sudeste de Estados Unidos a la colombiana Cementos Argos por US$760 millones, fondos el mayor fabricante de cemento del mundo usará para recortar su deuda.

Según un diario francés, los activos de Lafarge en Europa y en Estados Unidos atrajeron el interés de alrededor de 10 compradores, incluyendo inversores financieros y participantes industriales.

Lafarge busca lograr desinversiones por 750 millones de euros (US$1.080 millones) este año para recortar su deuda en 2.000 millones de euros este año.

Su objetivo es mejorar su perfil financiero tras la compra en 2007 de la compañía egipcia Orascom Cement.

Las acciones de Lafarge subían un 1,89% a las 14:20 GMT.

"En general es una buena operación", dijo un analista que se negó a ser nombrado. "En el corto plazo, es bueno por su recorte de deuda. Pero en el largo plazo, Lafarge recorta su exposición a un mercado que debería repuntar nuevamente", agregó.

Los activos de cemento comprados por Cementos Argos incluyen la planta cementera Harleyville en Carolina del Sur y la planta de cemento Roberta en Alabama. También una instalación de molienda de cemento en Atlanta.

Lafarge también está vendiendo sus unidades de mezcla de concreto lista en esa área de Estados Unidos.

Los ingresos totales de los negocios que ha vendido fueron de alrededor de US$240 millones en 2010, dijo Lafarge.

Una portavoz de las empresas vendidas dijo que representaban un 10% de las ventas del grupo en Norteamérica.

Tras la finalización de la venta, Lafarge tendrá 21 plantas cementeras y de molienda en Norteamérica, con una capacidad total de 19 millones de toneladas.