El vicepresidente ejecutivo de Lan Airlines, Ignacio Cueto, afirmó este domingo que hubo una imposición y no un diálogo con las autoridades argentinas en la solución del conflicto que le hizo suspender a la compañía sus vuelos entre Chile y Argentina.

"Nos sentamos a una mesa que no fue de negociación, fue de imposición", aseguró Cueto, después de que la aerolínea debiera "ceder" ante la presiones de la estatal Intercargo, firma argentina que ofrece servicio terrestres en la terminal aérea internacional en ese país.

En declaraciones al diario El Mercurio, el ejecutivo señaló que la cita con la empresa que está ligada a La Cámpora, organización política que lidera Máximo Kirchner, hijo mayor de Cristina Fernández y el expresidente Néstor Kirchner, "tuvo poco de conversación".

Este sábado, después de que la línea reanudara sus operaciones hacia Argentina, con varios vuelos adicionales con el fin de recuperar las salidas perdidas el día anterior, el gerente general de Chile para Lan Airlines, Enrique Elsaca, dijo que debieron ceder ante las peticiones de la empresa argentina "a favor de nuestros pasajeros".

Elsaca recordó que Intercargo decidió este viernes congelar sus labores terrestres que presta a la aerolínea hasta que se les concediera el pago de US$18 millones extras al contrato que tenían establecido por US$32 millones.

Afirmó que en total se vieron afectados 33 vuelos internacionales y 30 vuelos domésticos de Lan en Argentina, lo que afectó a 8.000 pasajeros.

Cueto dijo este domingo que "hemos tratado de tener una empresa para darnos servicio, como lo hace en Argentina American Airlines, pero cuando hemos intentado hacerlo, no conseguimos los permisos".

En este sentido, afirmó que se espera que haya un poco más de cordura en la solución de este tema y anticipó que van a revisar las inversiones futuras "pero este tipo de cosas no nos sacan de los países".

"Que la autoridad tome conciencia de que no puede tener una aviación con el aeropuerto más caro del mundo, y con gestos que no nos permiten crear nuestra propia operación y que en alguna medida están favoreciendo a Aerolíneas Argentinas", sentenció.

Respecto de la posibilidad de que un hecho similar vuelva a suceder, Cueto se manifestó esperanzado de que ello no pase y en ese sentido señaló que han tenido comunicación con la presidenta Fernández y también la tuvieron con el presidente Kirchner.

Igualmente, el ejecutivo reconoce que hay ciertos grupos políticos en Argentina que también administran Aerolíneas Argentinas "que no ven con tan buenos ojos la operación (de Lan Airlines)".

"Es cierto que estas compañías son del Estado y el Ejecutivo tiene injerencia en ellas, pero no vemos que haya habido una participación y esperamos que el Ejecutivo cautele que sigamos teniendo una buena aviación en Argentina", subrayó.