Los continuos dolores de cabeza que vienen padeciendo los viajeros colombianos por el incumplimiento de la aerolínea Aires llegarían a su final en unos tres meses.

Es la promesa de su nuevo dueño: LAN, que también planea dejar atrás el nombre de la compañía que hoy ocupa el segundo lugar en el mercado aéreo colombiano.

La entrada a Colombia de LAN significa hacerse a un mercado en evolución, en el que Aires registró ventas por valor de US$300 millones.

“Como LAN, tenemos una trayectoria de servicio, puntualidad y de buen producto que obviamente queremos incorporar a Aires. Y para eso tenemos que traer nuestros estándares y protocolos con mucho rigor y la mayor rapidez posible”, comenta Ignacio Cueto, gerente general de la aerolínea chilena.

Su plan también incluye la unificación de su plataforma de transporte de mercancías, LAN Cargo Colombia, junto a Aires y Aeroasis, con la que tiene un acuerdo de operaciones, bajo un sólo nombre. “Puede ser LAN o LAN Colombia, todavía estamos discutiéndolo”, admite.

Temas en análisis. Otro tema en análisis es la ampliación de la flota de aviones, la inclusión de más personal y la operación de nuevas frecuencias. Planes que están condicionados a la consolidación de las rutas actuales; mientras tanto, las tres compañías continuarán sus actividades normales y se respetarán los tiquetes adquiridos en promoción.

Esta es una transformación que sólo se vislumbró en el mercado hace dos semanas. Tras los múltiples escándalos protagonizados por Aires, que incluían vuelos aplazados, quejas por reventa de sillas y una crisis en la disponibilidad de sus aviones, se cumplió el rumor de que la compañía, con una deuda alrededor de los US$12 millones, estaría buscando un socio estratégico.

“Hace muchos años tuvimos un contacto con los actuales dueños, pero no fructificó. Fue una conversación que retomamos hace pocos días”, cuenta Cueto, quien añade que la adquisición, estimada en US$32,5 millones y que se haría efectiva en diciembre próximo, es parte de la política de crecimiento regional que viene implementando desde hace 10 años.

De esta forma, la aerolínea que hoy se conoce como Aires pasará a integrar la tercera compañía aérea más grande del mundo, que resultará de la fusión de LAN con la brasileña TAM, que se denominará Latam, con un Ebitda (utilidad antes de impuestos, intereses, depreciación y amortizaciones) de US$1.505 millones y ventas superiores a US$13.000 millones.

Su entrada a Colombia significa hacerse a un mercado en evolución, en el que Aires registró ventas por valor de US$300 millones. Y según el ejecutivo chileno, la estrategia no tendrá cambios radicales en los próximos meses: “Lo importante es tener precios competitivos y que más gente, que nunca antes había volado, se suba en nuestros aviones”.

Y todo indica que el crecimiento será acelerado, si se tiene en cuenta que el Gobierno planea una importante inversión de recursos, a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, para fortalecer la conectividad aérea del país a nivel mundial y local.

“Aires es la línea aérea que mejor está cumpliendo este objetivo. Hoy cubre 27 destinos en el país y queremos consolidarlos con un mejor servicio y un buen producto”, anuncia Cueto.