Tegucigalpa, Honduras. La Comisión para la Promoción de Alianza Público-Privada (Coalianza) inició el proceso de licitación para adjudicar el sistema de distribución, medición, facturación y cobro, y recuperación de mora del suministro eléctrico, trabajo que viene realizando Servicios de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh).

El llamado, orientado al sistema bancario, causó de inmediato el rechazo de los sindicalistas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Miguel Aguilar, presidente del Sindicato de Trabajadores de la ENEE (Stenee), cuestionó la apertura a licitación y se mostró extrañado, ya que Coalianza y las autoridades de Finanzas les pidieron un plan de rescate.

“¿Por qué Finanzas no esperó que presentáramos el plan de rescate y revisamos cada una de las variables, sino que sacan una licitación?”, dijo.

Para el líder de los trabajadores, este mecanismo de licitación “solo está dando un pasaporte de entrada a grupos para que se queden con la distribución, con las pérdidas, con alumbrado...”.

Emil Hawit, gerente de la ENEE, defendió el proceso ya que esa “es la vía correcta”. Aseguró que esta adjudicación permitirá que “las deudas ya no serán problema de nosotros sino del operador internacional”.

Los cobros, la mora, todo ese problema que anda en alrededor de 14.000 millones de lempiras (US$689 millones) al año ya va ser manejado por un privado. Hawit negó que lo estén presionando y que este proceso con Coalianza no es parte del plan de rescate.

“Lo que se está buscando ahorita es un agente para el desarrollo de proyecto de mejoramiento de sistemas de distribución por medio de licitación pública”, declaró.