En más de 100% aumentó en los últimos diez años el número de chilenas que compran viviendas y se transforman en las dueñas legales de sus hogares.

Así lo dio a conocer Open Propiedades, agencia inmobiliario online, donde se señala que en los últimos años se ha detectado un explosivo crecimiento de clientas en este segmento.

Demanda. “El aumento ha superado el 100% y se trata de mujeres jefas de familia como también casadas con y sin hijos”, señala Juan Ramón Campos, gerente general de la empresa.

El análisis coincide con las cifras entregadas en el último informe de Género del Sistema Financiero emitido por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), el cual indica que en diciembre del 2002 se entregaron 182.885 créditos hipotecarios a mujeres, mientras que en 2012 esta cifra creció en más de 100% con 386.914.

Créditos. En términos de colocaciones hipotecarias, las cifras se han quintuplicado, ya que en 2002 se asignaron créditos a mujeres por un total de $1.545 millones (US$3,1 millones), los que subieron a $9.026 millones (US$18,4 millones) durante el año pasado.

Campos sostiene que la deuda bancaria de las mujeres también está marcada fuertemente por el tema habitacional, pues, según la SBIF, "de cada 100 unidades monetarias de crédito contratadas por mujeres, 58 unidades están asociadas a financiamiento hipotecario para la vivienda. En el caso de los hombres la cifra análoga es de 53 unidades monetarias".

A su juicio, las mujeres registran buenos antecedentes en términos de pago: “La morosidad en las carteras crediticias del 2012 revelaron que la mora blanda como la mora dura de la cartera de los hombres es superior a la cartera de las mujeres”, precisa.

Pensadas en mujeres. Según Campos, el crecimiento de clientas ha obligado a las inmobiliarias a cambiar su producto inmobiliario.

“Las propiedades se construyen pensando en las mujeres, ya que son mucho más detallistas y se fijan en la funcionalidad de la cocina, de los baños y miran hasta el último detalle del papel mural. Hay proyectos donde han tenido que cambiar el lavaplatos porque las clientas se dieron cuenta que no cabían los platos”, cuenta Campos.

Otra característica de las mujeres -a juicio del experto- es la seguridad en la decisión de compra, ya que generalmente las clientas que reservan y concretan su promesa no anulan la compra.

“Los pilotos tiene que estar impecables, bien decorados, limpios, bonitos, con buen aroma y buena atención de los vendedores, porque la venta entra por los sentidos. A los hombres esos detalles les dan lo mismo pero las mujeres los perciben”, precisa el experto de Open Propiedades.

Lea además en La Nación.cl: Aerolínea chilena LAN rechaza sanción de autoridad laboral colombiana