Tegucigalpa. Las pérdidas aseguradas por el terremoto que sacudió el Japón podrían alcanzar los US$35.000 millones. Este nivel de perdidas comenzará a impactar en la industria de seguros a nivel mundial y Honduras no será la excepción.

José Luis Moncada, ex presidente de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros de Honduras(CNBS), dijo que el mercado internacional de los reaseguros tendrá un impacto de endurecimiento de las tasas y las primas de seguros por riesgo catastrófico.

"En Honduras puede darse un efecto leve, sobre todo porque el país tiene reaseguros con las compañías de primera línea que operan en Europa y Norteamérica y esto impactará en la media que se cuantifique las perdidas", dijo Moncada.
De acuerdo con Moncada, este impacto podría verse en Honduras a mediados del año, cuando comiencen la renovación de pólizas, especialmente en el tema de seguros contra incendios.

"Todas las industrias, comercio, vivienda, individual, sobre todo en las zonas con sobreexposición al riesgo catastrófico, se verán impactadas en Honduras y no solo por huracanes sino también por movimientos sísmicos".

Según los cálculos preliminares de Air WorldWide, podría haber pérdidas en bienes asegurados de entre US$15.000 y US$35.000 millones, aunque "dada la magnitud del terremoto que sacudió Japón hace tres días, aún es muy pronto para evaluar las consecuencias".

Jayanta Guin, vicepresidente sénior de Investigación y Modelización de la firma, concreta que "los esfuerzos de búsqueda y rescate todavía están en marcha y la evaluación de los daños apenas ha comenzado, mientras que la incertidumbre sigue siendo considerable en los parámetros sísmicos que definen el evento".

De acuerdo con Air WorldWide, la penetración de la cobertura frente a terremotos en Japón es relativamente baja, situándose entre el 14%-17% a nivel nacional.

Por su parte, según los datos de Eqecat recogidos por El País, el total de daños económicos generales causados por el terremoto podría ascender a unos US$100.000 millones. Según el informe de esta firma, las pérdidas derivadas del terremoto siguen aumentando conforme evoluciona la situación y se producen daños adicionales por efectos relacionados con el seísmo, como incendios o incidentes en plantas nucleares.

Las provincias del litoral oriental más afectadas por el terremoto y posterior tsunami son Ibaraki, Tochigi, Miyagi, Iwate y Fukushima, donde el daño causado a las viviendas superará los US$20.000 millones.