Las pérdidas banco brasileño Cruzeiro do Sul han aumentado a 2.500 millones de reales (US$1.250 millones), el doble de lo inicialmente estimado por el banco central cuando tomó control del prestamista en junio por sospechas de fraude, dijo este sábado un diario local.

El periódico Estado de S. Paulo sostuvo que las pérdidas podrían seguir incrementándose mientras las autoridades del banco central, el fondo de depósito de seguros FGC de Brasil y los auditores de PricewaterhouseCoopers revisan los libros de Cruzeiro do Sul.

Las pérdidas mayores a lo estimado y la brecha financiera del banco harán mucho más difícil la tarea de FGC de encontrar un comprador y la entidad podría verse forzada a llevar adelante una complicada liquidación de los activos del prestamista.

Las acciones preferenciales de Cruzeiro do Sul han subido 65% desde el inicio de julio ante la esperanza de que el prestamista pueda ser vendido. Los papeles cerraron con un retroceso del 1,7% el viernes a 2,36 reales.

La revisión de los libros de Cruzeiro do Sul ya ha arrojado 1.600 millones de reales en préstamos fraudulentos y otros 900 millones de reales en activos sobrevalorados, cargas impositivas y provisiones prestatarias inferiores, informó O Estado, sin citar sus fuentes.

Representantes de Cruzeiro do Sul y del banco central no estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios.

Luego de asumir el control del banco en junio, el banco central dijo que no había riesgos para la estabilidad del sistema financiero del país y describió a Cruzeiro do Sul como un "prestamista menor" que dominaba sólo 0,22% de los papeles bancarios y el 0,35 de los depósitos de Brasil.