El acelerado ritmo de vida actual sumado al crecimiento del parque automotor uruguayo –con la consiguiente mayor demanda de tiempo para llegar de un punto de la ciudad a otro–, hace que el consumidor esté menos dispuesto a perder tiempo haciendo sus compras en las grandes superficies.

Por tanto, cada vez tiene menos ganas de desplazarse diariamente hacia el supermercado –salvo en los casos donde la visita es para hacer el surtido semanal o del mes– y estar un rato largo en la cola de la caja si la compra es pequeña o para pocos días. Es esta coyuntura la que dejó espacio para el surgimiento de las tiendas de conveniencia o cercanía.

Basadas en el formato de los antiguos almacenes de barrio pero con un toque moderno en la forma de presentar los productos –góndolas bajas, bien iluminados y con pocas cajas o una sola– y ubicadas en determinadas zonas, estos locales ofrecen en pequeñas superficies un mix de productos que va desde bebidas frías, artículos de kiosco, pero también lácteos, fiambres, pan, vinos, regalos y artículos de la canasta básica como arroz, harina y fideos.

El trato más personalizado, el horario extendido y el servicio de delivery son otras de las razones que facilitan la vida de los clientes que optan por estas tiendas.

Esta tendencia, que es incipiente en Uruguay, no es nada nuevo en otros países. Así lo explico Pablo Castillo Prado, especialista en marketing chileno que –previo a poner su propia empresa (Ontime Retail)– trabajó 13 años para la cadena de supermercados chilena Cencosud.

Si bien los locales surgieron como iniciativa para fortalecer la red de estaciones dándole al cliente que iba a cargar nafta este servicio, también respondió a que determinaron una oportunidad de negocio en el segmento de las tiendas de cercanía. “No es ni la compra del surtido mensual ni la simple de kiosco, sino una compra intermedia”

Durante una presentación realizada en el seminario Retail que tuvo lugar en el mes de agosto en el hotel Radisson, Prado señaló que el canal que menos crece actualmente son los hipermercados, en oposición a otros canales modernos como la venta de productos por internet y las tiendas de cercanía.

“Se van a abrir cada vez menos locales de grandes superficies, esto lo vemos en Chile y Brasil porque la penetración del canal moderno es muy importante” explicó, destacando que el surgimiento de un consumidor afectado por la realidad de las nuevas ciudades donde hay “menos tiempo por la congestión del tránsito” y por el crecimiento demográfico hace que opte por los “formatos de conveniencia o tiendas menores”.

“Es una tendencia muy fuerte en Europa, y en Sudamérica en los mercados de Argentina, Colombia y Chile. Se da en menor medida en Brasil y Perú, pero también está en desarrollo”, señaló el especialista. Por tanto, a su juicio, no sería raro que esta tendencia se intensifique en Uruguay. Una clara muestra de ello es el desarrollo que están teniendo las cadenas Kinko, Frog, Iberpark y las Tiendas 360 de Ducsa.

El valor de la estética. Para la licenciada en psicología especializada en investigación de mercado y tendencias, Verónica Massonnier, lo primero que valora el cliente es la cercanía del comercio con su hogar, lo que le permite ir hasta allí “a pie” integrando así la compra con el trayecto de llegada o salida de la casa.“Lo fundamental es poder encontrar allí todo lo indispensable en un recorrido sencillo y acotado destinando menos tiempo al proceso de compra”, explicó.

Por otro lado, la estética del lugar también es uno de los puntos que el consumidor mira a la hora de elegir una tienda de conveniencia. Ahí lo que juega es la abundancia en los productos, la higiene y la buena presentación de la mercadería con “especial énfasis en la cadena de frío”. Esto tiene que ver con que el público se ha vuelto “atento y sensible ante las fechas de vencimiento, el cuidado de los aspectos sanitarios y también el atractivo visual”, concluyó la especialista.

Este es uno de los pilares de las Tiendas 360, que ofrece, entre otros, una sección de productos frescos con opciones para el almuerzo y hasta mesas para consumirlo en el local.
“La comida fresca es nuestro mayor diferencial, es un llamador.

Algunos productos como las bocattas se elaboran mismo en el momento, no tenemos la bandejita típica con productos que no sabés cuántos días tiene ahí ”, contó a Café & Negocios el supervisor de las Tiendas 360, Andrew Grierson, quien sostuvo que la mayoría de la oferta es comida “sana”.

Actualmente existen tres Tiendas 360 que son desarrolladas por la empresa Ducsa en la red de estaciones ANCAP: una en la Rambla y Solano Antuña, otra en Avenida Brasil y Brito del Pino y la tercera en la estación frente al Aeropuerto de Carrasco. El horario es extendido, algo muy valorado según los comentarios de los clientes.

Si bien los locales surgieron como iniciativa para fortalecer la red de estaciones dándole al cliente que iba a cargar nafta este servicio, también respondió a que determinaron una oportunidad de negocio en el segmento de las tiendas de cercanía. “No es ni la compra del surtido mensual ni la simple de kiosco, sino una compra intermedia”, concluyó Grierson.

Con los mismos precios
El primer almacén Kinko nació el año pasado en 26 de Marzo y Gabriel Pereira. Actualmente cuentan con 10 locales repartidos en barrios como Punta Carretas, Centro, Cordón, Carrasco, Parque Rodó y Buceo.

El formato fue traído desde Chile por uno de los directores del emprendimiento, Juan Ravecca, quien vivió allí y contaba con una tienda de conveniencia cerca de su casa y con el paso del tiempo se fue dando cuenta de que era “algo que faltaba en Uruguay”. Junto a su hermano, Carlos Ravecca, y su socio Nicolás Torres fue que decidió ponerlo en práctica en Uruguay con una inversión de US$ 2 millones.

Además de la cercanía, el trato personalizado y el horario extendido –están abiertos de la hora 8 a 24–, uno de los factores valorados por sus compradores son los precios.“Estamos por debajo de Tienda Inglesa en cuanto a los precios, eso nos diferencia de lo que es la típica tienda de conveniencia donde la gente sabe que le cobran más caro”, señaló Ravecca.

La alta rotación de productos les permite comprar al por mayor y de forma constante, lo que les asegura poder competir en materia de costos. En la misma línea surgieron las tiendas de conveniencia Frog Maxishop. De la mano del empresario Daniel Devoto –con vasta experiencia en el rubro del retail–, el objetivo era ofrecer en pocos metros productos variados y con “buenos precios”.

“La idea es que los precios no sean mayores a los de las grandes superficies, sino que sean iguales o menores dentro de lo que se puede”, señaló Devoto. El primer local abrió en avenida Brasil y 26 de Marzo, también hay uno en Líbano y Ciudad de París (Carrasco), en Rivera y 14 de Julio, y en Pérez Castellanos y 25 de Mayo. Los últimos dos aún no fueron cambiados a la marca Frog Maxishop.

El regalo premium cerca
Iberpark nació en 1994 con un primer local ubicado en Constituyente y Martínez Trueba, que comenzó siendo un kiosco primero y un autoservicio 24 horas después. En 2004 abrieron su segundo local en 18 de Julio y Eduardo Acevedo –que mantienen hasta el día de hoy– y la expansión siguió hasta alcanzar siete locales.

Sin embargo, lo que empezó como un pequeño autoservicio que tenía desde pan hasta leche tomó otro rumbo: los regalos finos (vinos, champaña y espumosos, canastas, naipes, accesorios para vinos, entre otros). “Nacimos como las tiendas de conveniencia que están ahora en plaza, pero hoy nuestro principal rubro son los regalos”, contó el gerente general de Iberpark, Rodrigo Custodio.

El cambio de rumbo vino de la mano de la apertura en los shoppings Costa Urbana, Tres Cruces, Portones y en el Mercado Agrícola. Además, comenzaron a cerrar en la noche los locales del centro.

Con la sensación de que este era un “nicho desaprovechado”, hoy su competencia no son el resto de las tiendas de cercanía, sino las licorerías y bombonerías, con la diferencia de que Iberpark maneja un horario extenso, algo muy valorado por sus clientes.

A pesar de que ese es su core business, en los locales también se puede encontrar un mix de productos que incluye harina, fideos, chocolates, bebidas, entre otros. “Si tenés que comprar una champaña y un papel de regalo, podés hacerlo en una licorería, pero seguro no tiene locales en tres shoppings a la vez, como Iberpark”, concluyó Custodio