En una entrevista, el director de la Iniciativa Brookings-CERES para América Latina, achacó la ralentización de la economía latinoamericana a factores principalmente externos, en especial la reducción del crecimiento económico en China, la caída de los precios de materias primas y la retirada de los incentivos monetarios en EE.UU.

“América Latina no está en crisis, la velocidad de crucero ha disminuido, pero eso no es una crisis, es un ciclo normal en los negocios” , puntualizó Talvi, quien estima que ahora los gobiernos deberían intentar “generar internamente un impulso a sus economías” dinamizando sectores en los que hay “déficit” en la región, como el de infraestructuras y energético.

En América Latina “vamos a tener que ponernos manos a la obra y hacer bien los deberes” , sostuvo Talvi, quien también es asesor del banco latinoamericano de inversión (CAF) , que como el Banco Interamericano de Desarrollo y otras instituciones multilaterales de desarrollo jugarán, según dijo, un importante papel en la nueva fase de la economía latinoamericana.

Las empresas españolas “están muy bien posicionadas” tienen “mucha experiencia acumulada” en los sectores de infraestructuras en España y llevan “muchos años trabajando en América Latina” , resaltó.

Recordó que en los últimos 10 años de robusto crecimiento económico casi 100 millones de personas salieron de la pobreza en América Latina y pasaron a constituir la “clase media emergente, frágil, pero clase media al fin” .

El enfriamiento económico actual “ha puesto a los gobiernos en una situación en la que van a tener que enfrentar demandas sociales muy altas con recursos mucho más escasos” , dijo al considerar que ante esta situación se va a extender el modelo de la nueva administración de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, sobre políticas redistributivas de la riqueza.

La subida de impuestos para invertir en educación y salud para los sectores más vulnerables de la sociedad pero preservando la disciplina fiscal, son pilares de dicha política, según Talvi, quien alertó de que una vuelta atrás “crearía inestabilidad política” y daría pie a que surjan “terceras opciones” que ahora “están de moda” .

“Europa lo esta viviendo, los países latinoamericanos que no hagan las cosas bien pueden empezar a experimentar fenómenos similares” , insistió al referirse a la pujanza de partidos como los de extrema derecha Frente Nacional, en Francia; el Partido del Pueblo, en Dinamarca, los izquierdistas Podemos, en España, o Syriza, en Grecia, entre otros.

Para este doctor en Economía por la Universidad de Chicago, el gran desafío para América Latina es mejorar “la calidad y la pertinencia de la educación” , establecer políticas de inclusión y acceso al trabajo, lo que tendrá una aportación importante al crecimiento económico.

Talvi se refirió a la situación en México tras la desaparición de 43 estudiantes como “una verdadera tragedia que está contaminando el conjunto de reformas” puestas en marcha por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Brookings y CERES (Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social) han unido sus fuerzas en una institución independiente, que mira por el bienestar, una mejor calidad de vida de los ciudadanos, la democracia y las instituciones globales, según Talvia.