Un informe divulgado en la Cumbre de Cancún relativa al cambio climático que vive el planeta estableció que 40 millones de personas en América Latina fueron afectadas por el proceso entre 2000 y 2009.

Si se considera que en la década de 1970 hubo un total de 5 millones de afectados por las repercusiones del cambio climático, en 40 años el número de casos en América Latina relacionados a situaciones de temperaturas extremas, incendios forestales, sequías, tormentas e inundaciones  aumentó 8 veces, de acuerdo a Infobae.

Así lo establece un informe titulado Los gráficos vitales del cambio climático para América Latina y el Caribe, que explica que el considerable aumento de damnificados es "consecuencia tanto del crecimiento de los asentamientos humanos en la región, en zonas marginales urbanas, como a la mayor vulnerabilidad de las zonas costeras frente a estos eventos".

Asimismo, el número de tormentas ocurridas entre los años 2000 y 2009 se multiplicó por 12 con relación a las que se presentaron entre 1970 y 1979. En este mismo periodo además las inundaciones se cuadruplicaron.
 

Los datos del estudio revelan que los costos estimados de los daños ocasionados por estos eventos climáticos extremos en los últimos diez años superan los US$40.000 millones en Latinoamérica.

El investigador de la CEPAL y coautor del documento, Luis Miguel Galindo, detalló que los eventos climáticos extremos muestran una correlación (probablemente no lineal) entre las emisiones de gases de efecto invernadero, los aumentos de temperatura, el incremento de la intensidad de los huracanes y el alza en el nivel del mar.

Por ejemplo, en Mesoamérica y en el Caribe se registraron 36 huracanes entre 2000 y 2009, frente a 15 y 9 huracanes ocurridos en la década del noventa y ochenta, respectivamente.
 
Asimismo, de los doce años con mayor actividad de huracanes que han tocado tierra en el último siglo en Latinoamérica, cuatro se han presentado en los últimos diez años.