La Asociación de Productores Lecheros (APL) del departamento de San José, procura consolidar un proyecto para superar las dificultades que enfrenta y volver a convertirse en un emprendimiento económicamente viable, destacó la presidenta de la gremial Teresita Romero.

La institución que reune a unos 400 productores lecheros, celebró el jueves 16 su asamblea anual que contó con la presencia del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre.

En ese marco los productores socios aprobaron el proyecto de fortalecimiento de la institución, el que prevé la firma de un contrato con la Intendencia Municipal de San José que facilitó un terreno para reubicar la planta de silos que fuera oportunamente clausurada por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).

Romero informó que el proyecto plantea que la planta de silos se pueda instalar en las afuera de la ciudad de San José en un plazo de un año y medio, luego que fuera cerrada por la Dinama hace cuatro años.

Esta decisión oficial le provocó un daño económico enorme a la APL, en la medida que constituía la principal fuente de ingreso de la gremial, recordó la dirigente.

En tanto, explicó que además de brindar la planta de silos una serie de servicios de apoyo a la gestión productiva, es claro que al desaparecer este instrumento que era  el principal sostén económico de la gremial, se originó diversas dificultades económicas que terminaron generando un endeudamiento del orden de los US$400.000.

La dirigente destacó el esfuerzo cumplido durante los últimos meses en su intención de buscar una alternativa que permitiera la viabilidad de la institución.

La gremial impulsa un proyecto también para que la planta de silos sea gestionada en asociación con una empresa privada del rubro semillas.

Actualmente se está encarando la reestructura de ese pasivo, en función de la capacidad de repago de la institución, sostuvo Romero, quien agregó que la institución fue afectada también por un cambio de política tributaria en la medida que por tratarse de una asociación civil estaba exonerada del pago de aportes patronales al BPS y actualmente ese gravamen le representa unos US$7.000 mensuales.

Para esa gremial, que no tiene fines de lucro, ese desembolso tiene un impacto muy fuerte y “nos quita capital de giro y de los propios aportes de las cuotas sociales”, manfiestó Romero.

El ministro que conoce la problemática de la APL trasmitió su visión sobre el sector lechero y en este caso en particular expresó su apoyo para encontrar una gestión que permita  una solución definitiva.

Aguerre describió las acciones que el MGAP encara para el sector  a través de diferentes proyectos que vinculan al ministerio en forma directa con los productores.

“A diferencia de lo que sucedía en épocas anteriores, cuando muchos de los recursos quedaban por el camino, ahora se canalizan a través de las instituciones que están funcionado en el medio, hay menos trámites y hay un conocimiento directo de las actividades de los productores”, dijo por su parte el dirigente Mariano Albistur.

Servicios claves para la gestión lechera. La Asociación de Productores de Leche (APL) brinda a sus productores servicios de maquinaria agrícola,  que incluyen todo el trabajo referido para la siembra directa, fertilizadoras, fumigadoras y también servicios de gestoría (declaraciones jurada, pagos de cuotas mutuales y de renta e impuestos varios).

Además cuenta con un campo de recría en un predio del Instituto Nacional de Colonización (INC) que impulsa conjuntamente con la Sociedad de Productores Lecheros de Villa Rodríguez.

También la institución desarrolla el procesamiento de semillas, aspecto que ahora se está procurando continuar en forma asociada con una empresa de ese rubro.