Lima. Estibadores y operadores del principal puerto de Perú acordaron levantar una huelga de más de dos semanas que demoró los embarques de concentrados de zinc y plomo del país sudamericano, dijo el gobierno en la noche de este martes.

La huelga en reclamo de mayores beneficios retrasó los envíos de plomo y zinc de al menos 19 embarcaciones en el puerto del Callao -en la costa limeña-, por donde suelen cargar esos minerales importantes empresas del centro del país.

Más temprano, una fuente del puerto con conocimiento de la carga de minerales dijo que, por primera vez desde el inicio de la huelga, una nave estaba embarcando cerca de 20.000 toneladas de concentrados de zinc. Otras dos se encontraban desembarcando productos para posteriormente cargar el mineral, agregó.

Perú es el segundo mayor productor mundial de zinc y sus exportaciones mineras representan cerca del 60 por ciento de los envíos totales.

En tanto, el ministerio de Trabajo informó tarde este martes en un comunicado que los diferentes sindicatos de operadores y estibadores acordaron levantar la medida de fuerza e iniciar una negociación colectiva por rama.

"Los empleadores y trabajadores portuarios suscribieron esta noche en reunión extraproceso un acta que pone fin a sus diferencias laborales y a la huelga que durante 21 días mantuvieron los estibadores del puerto del Callao", detalló el ministerio.

Esa cartera agregó que los estibadores retomarían sus labores el miércoles a las 7.00 hora local (1200 GMT).

En la mañana, Leopoldo Ortíz, secretario general del sindicato de trabajadores portuarios, y Wilmer Esteves, líder del gremio de estibadores, dijeron a Reuters que se reunirían en la tarde con autoridades de ese ministerio.

El muelle de minerales o terminal 5 del Callao es usado por las productoras de zinc del centro del país, como Volcan, Milpo y El Brocal para exportar sus concentrados.

A diario se embarcan en ese muelle dos barcos de minerales de entre 20.000 y 25.000 toneladas, en promedio.

Este martes, el precio del zinc subió levemente a US$2.511 por tonelada, frente a los US$2.508 del cierre previo.

Sin embargo, los precios del metal básico caerían este año presionados por los amplios suministros mundiales, mostró un sondeo de Reuters.