La ley antitabaco que entró en vigor desde marzo de este año en Costa Rica no ha sido vista como una amenaza para las ventas, en opinión de varias tabacaleras. Pero sí las ha puesto a hacer las modificaciones pertinentes para cumplir la nueva reglamentación.

Por ejemplo, publica El Financiero, la Tabacalera Costarricense S.A. (Tacsa), una afiliada a Philip Morris Internacional, ya se prepara para eliminar las cajetillas con menos de 20 cigarrillos, además de retirar toda la publicidad de los medios de comunicación a partir del año entrante.

La British American Tobacco Caribbean & Central America (Batcca), otro de los grandes actores del mercado tico, ha comenzado a informar a sus clientes sobre los alcances de la nueva reglamentación con una campaña.

“Los clientes y consumidores han estado confundidos y a veces atemorizados, pues se han visto expuestos a interpretaciones erróneas de la ley”, explica Gerardo Lizano, gerente de Asuntos Corporativos de Batcca.

El negocio tabacalero es bastante jugoso en el mercado tico en donde se estima que al año se generan ventas por, al menos, US$277 millones con un consumo per cápita de 1.127 cigarros.

Batcca domina una porción del mercado con cinco marcas Dunhill, Kool, Pall Mall, Delta y Viceroy. Por su parte Tacsa se posiciona con marcas como Derby, Malboro, Next y L&M.

En opinión de Lizano, las ventas durante 2013 se mantendrán similares a las de 2012. Eso sí, aclara, mucho de esa previsión dependerá de que se logre controlar el contrabando, uno de los temas que también abarca la ley.