Río de Janeiro. La multinacional surcoreana LG anunció hoy que concederá vacaciones colectivas forzadas a 915 trabajadores de su fábrica en Taubaté (estado de Sao Paulo, sureste de Brasil), para adecuar la producción a la demanda del mercado.

La decisión llega después de que, en marzo, cerca de 400 trabajadores ya tuvieron vacaciones colectivas tras la caída de la ventas de la fabricante en Brasil.

La fábrica de LG en Taubaté cuenta con unos 2.000 trabajadores, que fabrican equipamientos de marca blanca como electrodomésticos, teléfonos y monitores. Los 915 trabajadores tendrán vacaciones forzadas durante diez días.

El anuncio coincide con las vacaciones forzadas que varias montadoras de vehículos están anunciando en la región metropolitana de Sao Paulo, principal centro industrial de Brasil, donde unos 45.000 trabajadores tuvieron que interrumpir sus trabajos por decisión de sus empresas por la caída de las ventas.