La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) afina los detalles de las bases para la nueva licitación del proyecto del Tren de Alta Velocidad (TAV) México-Querétaro, mismas que se publicarán la próxima semana.

La subsecretaria de Transportes de la SCT, Yuriria Mascott Pérez, afirmó que las condiciones serán las mismas, y únicamente habrá una modificación en los plazos para la presentación de propuestas de las empresas interesadas. El nuevo periodo sería de seis meses.

A pesar de que la SCT había dado a conocer que sería a finales de este mes cuando se liberara la nueva convocatoria de licitación pública internacional, será la próxima semana cuando se publique.

El secretario de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, arribó a México de China, en donde se reunió con los ministros de aquella república para dar los pormenores de la cancelación del fallo para la construcción y operación del TAV, el cual se otorgó a un consorcio de empresas lideradas por China Railway Construction Corporation el pasado 3 de noviembre.

“Es un tiempo que la República Popular de China esté enterado de los pormenores de la cancelación o de la no firma de contrato conforme a la Ley de Obras Públicas y una vez que llegue el señor secretario, él nos indicará los pasos a seguir”, dijo Mascott Pérez.

La inversión del proyecto, en asociación público-privado, asciende a 45.061,5 millones de pesos (US$3.300 millones apróx.), según el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación. A esta cifra se sumaría la operación y mantenimiento del mismo por un plazo, según los documentos de la SCT, de cinco años.

De acuerdo con la propuesta de CRCC, este aspecto requeriría de una inversión adicional de 8.959,8 millones de pesos (US$655 millones) con IVA.

La cancelación y el retraso. La nueva licitación, para dar al proyecto del tren de pasajeros una mayor claridad y transparencia, retrasará la puesta en marcha del TAV un año, aproximadamente.

La subsecretaria de Transportes detalló que las primeras pruebas de la nueva infraestructura ferroviaria se realizarían a finales del 2018, con la extensión en las bases del periodo de presentación de propuestas, por seis meses.

De acuerdo con la funcionaria federal, la cancelación oficial del fallo aún no se realiza, no obstante del anuncio de su revocación el jueves 6 de noviembre de este año, tan sólo tres días después de haber otorgado el fallo.

Mascott Pérez detalló que el proceso se realizará en línea con la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, dado que -según el fallo- el contrato sería adjudicado el 2 de diciembre.

CRCC debe comprobar gastos no recuperables. La cantidad que pudiera recibir el consorcio liderado por China Railway Construction Corporation por la cancelación de la firma del contrato para la construcción del TAV México-Querétaro podría ser mínima.

La subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott Pérez, detalló que aún se desconoce el monto que se podría erogar al consorcio de empresas por no firmar el contrato, debido a que se desconoce si éstas volverán a aplicar para el nuevo procedimiento. De ser así, únicamente se les recuperará el gasto que no se pueda aplicar para el nuevo concurso.

Para ello, dijo que las empresas deben solicitar los gastos no recuperables, los cuales deberán ser previamente comprobados y verificar que sí existan.

“Vamos a ver si participan en el nuevo concurso y si esos gastos no son los mismos que se puedan aplicar para el nuevo”, informó la funcionaria federal.

La indemnización por la cancelación del fallo se estimó previamente en menos de 1% de la propuesta económica; es decir, menos de 590 millones de pesos (US$43,1 millones). Con lo anterior, la cifra se podría reducir aún más.