La devaluación del bolívar en enero de 2010 asestó un duro golpe a la industria aérea, especialmente a las empresas foráneas establecidas en el país, que debieron asumir pérdidas por el orden de US$600 millones.

A pesar de que las ventas de boletos hechas en 2009 tenían como referencia el tipo de cambio de 2,15 bolívares por dólar, estas compañías debieron liquidar las divisas correspondientes a la nueva tasa de Bs.F. 4,30 por dólar.

En el 2010 se comercializaron 6% menos boletos (1.689.345) que el 2009, cuando se vendieron 1.804.361. Para 2011, la meta es recuperar 20% de los ingresos por ventas perdido el 2010.

Humberto Figuera, presidente ejecutivo de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela (Alav), explicó que las pérdidas por el diferencial cambiario debieron ser asumidas por las propias aerolíneas, con lo que resultaron más afectadas las que mayores ventas hicieron.

Comentó que, a pesar de haber hecho gestiones para que se les reconociera el cambio a Bs.F. 2,60 por dólar, establecido para alimentos, medicinas y empresas públicas, no se logró.

En vista de que los ALD (Autorizaciones para Liquidación de Divisas) estaban por vencer, las empresas prefirieron tomar los dólares. Y como consecuencia, tuvieron que asumir el costo que significaba recibir divisas más caras.

A pesar de haber hecho gestiones, las líneas aéreas internacionales no lograron que se les reconocieran a Bs.F. 2,15 por dólar los boletos vendidos en el año 2009.

Por tanto, debieron asumir el costo que significaba recibir las divisas 100% más caras.

Balance. En 2010, la Comisión de Administración de Divisas autorizó solicitudes a las líneas aéreas, tanto nacionales como internacionales, por un monto de US$1.172 millones, lo que significó un incremento de 47,8% en el otorgamiento de divisas

Pero Figuera precisó que en el caso de las compañías internacionales, buena parte de lo autorizado correspondía a solicitudes pendientes desde 2009, que ascendían a US$800 millones.

Indicó que a la fecha están pendientes solicitudes por el orden de US$361,7 millones.

Y a pesar de que las divisas han fluido, aún están en bandeja solicitudes de 2009. El grueso del monto, $272 millones, corresponde a cinco empresas que tienen pendientes autorizaciones a partir de junio de 2010.

Las compañías que más recientemente recibieron divisas son cuatro de un promedio de 15.

El directivo de la Alav resaltó que las demoras en la autorización de dólares no son imputables a Cadivi, sino que en muchos casos obedecen a trámites relacionados con la operación de las compañías.

No obstante, comentó el representante de las líneas aéreas que al no haber un flujo constante de divisas para pagar el costo de la operación de las empresas internacionales establecidas en Venezuela ello incide en la planificación que pudiera estar prevista para este mercado.

Alas caídas. Pero la devaluación no sólo se tradujo en pérdidas cambiarias para las empresas internacionales de transporte aéreo. También significó menores ingresos, en dólares, para estas compañías, dada la nueva referencia cambiaria.

De acuerdo con datos de la Alav, en función del reporte anual de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (Iata), los ingresos en dólares por venta de boletos al exterior cayeron 20% en 2010 en relación con el año anterior.

Figuera cree que el resultado pudo ser peor si se toma en cuenta que hasta noviembre la caída en los ingresos rondaba 30%.

Las ventas registradas en Navidad y Año Nuevo amortiguaron la caída. La devaluación significó un aumento del precio de los boletos de 100% en bolívares. En dólares mantuvieron su valor. Ello se tradujo en un aumento de 57% de los ingresos en bolívares, al pasar de Bs.F. 2,8 millardos a Bs.F. 4,4 millardos, pero también en una menor venta de tickets en unidades.

En el 2010 se comercializaron 6% menos boletos (1.689.345) que el 2009, cuando se vendieron 1.804.361.

Para 2011, la meta es recuperar 20% de los ingresos por ventas perdido el 2010.

En buena medida se fundamenta en que los pasajeros tienen un mejor control sobre los trámites de Cadivi y en que a lo largo del año no está prevista jornada electoral alguna.

Destacó como algo favorable el hecho de que las temporadas de Carnaval y Semana Santa estén distanciadas en el tiempo y que no haya eventos previstos que interfieran en la temporada vacacional de agosto-septiembre.

Ligero repunte. Y mientras la venta de boletos internacionales cayó en 2010, en el mercado doméstico aumentó 8% en bolívares, al pasar de Bs.F. 633,4 millones a 684,8 millones.

En unidades, el año pasado se comercializaron 16% más tickets que el año anterior. En 2009 se vendieron 1,5 millones de unidades, en tanto que el año pasado se colocaron 1,8 millones de pasajes.

Esto tiene que ver con el precio de los boletos internacionales y con que las tarifas nacionales estén congeladas desde hace tres años.