Buenos Aires. El presidente ejecutivo de la canadiense Lithium Americas Corp., Waldo Pérez,  dijo que a pesar de la existencia de una serie de nuevos competidores, la empresa avanza en la carrera para explotar los depósitos salinos de litio en el norte de Argentina.

Tras invertir US$20 millones en un activo programa de perforación, asegurar financiamiento de inversionistas estratégicos y recaudar US$45 millones con una exitosa oferta pública en mayo, la firma tomará una decisión sobre el inicio de las construcciones en 2012, adelantó.

Los costos de explotación se estiman entre US$100 millones y US$300 millones, señaló el ejecutivo en  declaraciones a la agencia Dow Jones Newswires.

La alta ley de las reservas de Lithium Americas en Cauchari-Olaroz llevó a que dos inversionistas estratégicos otorgaran financiamiento a cambio de contratos de suministro con descuentos.

Mitsubishi Corp. tiene alrededor de 4% de las acciones de la compañía, mientras que la canadiense Magna International Inc. cuenta con una participación del 13%.

Mitsubishi y Magna también se comprometieron a financiar hasta el 70% de la construcción, y la mitad de ese monto provendrá de créditos libres de interés, dijo Pérez.

La compañía estima recursos de 4,9 millones de toneladas de carbonato de litio y 14,7 millones de toneladas de potasa.

Si se construye la mina, se espera que esta produzca litio durante décadas, o incluso 100 años, dijo Pérez.