La Habana. La llegada de una plataforma de construcción china para la exploración petrolera en aguas cubanas en el Golfo de México se retrasó nuevamente y se espera que no llegue a la isla hasta la segunda mitad de diciembre, dijeron esta semana fuentes cercanas al proyecto.

El retraso es el más reciente, en momentos en que el gobierno comunista espera iniciar un proyecto que le ayudaría en la batalla por sacar adelante su sistema económico.

La plataforma Scarabeo 9, que zarpó de Singapur a finales de agosto, era esperada en Cuba a principios de noviembre, pero su llegada fue retrasada por problemas comunes en un equipo de nueva construcción que va a entrar por primera vez en operaciones, dijeron personas cercanas al proyecto.

El arribo a fines de diciembre significa que el primer pozo, que estará a 5.600 pies (1.707 metros) de profundidad en el mar de la costa norte de Cuba, no se podrá iniciar hasta enero, dijeron las fuentes.

Ellos advirtieron que podrían ocurrir más demoras en el recorrido de la plataforma, que fue construida en Yantai, China, y concluida en Singapur. Las fuentes dijeron que la plataforma estaría actualmente en la costa occidental de Africa, aunque los informes sobre su localización son diversos.

Cuba tenía la esperanza de comenzar la exploración petrolera en su parte del Golfo de México varios años atrás, pero el proyecto ha sido aplazado una y otra vez por los retrasos en la construcción de la plataforma y otros motivos.

La plataforma, un equipo de alta tecnología, pertenece a Saipem , y ha sido contratada por la española Repsol-YPF para su proyecto en Cuba, que es la primera gran exploración en la costa afuera de la isla comunista.

El equipo será utilizado para perforar al menos tres pozos, dos por parte de Repsol-YPF, en consorcio con la noruega Statoil y una unidad de ONGC de la India , y otro por Petronas de Malasia, en colaboración con la rusa Gazprom Neft.

Una vez que se produzcan estas exploraciones, los planes del proyecto, hasta ahora mantenidos en secreto, no están claros, pero puede depender del éxito de los primeros tres pozos, dijo una fuente diplomática.

De aparecer petróleo, se tardaría al menos tres años para comenzar la producción, dijo el gerente local de una de las empresas involucradas.

Bálsamo para la economía cubana. Las autoridades cubanas no han dicho mucho públicamente acerca de la exploración costa afuera, pero en conversaciones privadas han dejado claro que la aparición de petróleo sería un bienvenido bálsamo para los problemas económicos de la isla.

Los opositores al gobierno cubano temen que el petróleo sea la salvación para el sistema comunista, que el presidente Raúl Castro está tratando de preservar con un plan de reformas económicas, pero que dependerá también de la cantidad de petróleo que encuentren en sus aguas.

Cuba dice que tiene 20.000 millones de barriles de petróleo en sus 43.000 millas cuadradas (111.370 kilómetros cuadrados) del Golfo de México, mientras el Servicio Geológico de Estados Unidos calcula que se trata de 5.000 millones de barriles, que es la cifra más ampliamente aceptada en el mundo del petróleo.

El experto de petróleo cubano, Jorge Piñón, ex presidente de Amoco Oil de América Latina y quien ahora trabaja en la Universidad Internacional de Florida, dijo que la perspectiva más probable, si se encuentra petróleo, sería más cerca al estimado del Servicio Geológico estadounidense.

Debido a la geología de los yacimientos y la probabilidad de que contengan petróleo relativamente pesado, el experto sostiene que sólo entre el 30% y el 40% de las reservas se podrán producir.

"Si encuentran 5.000 millones de barriles, y pueden producir el 40% de este, entonces obtendrían 2.000 millones de barriles", dijo Piñón.

Los contratos con sus socios internacionales instan a Cuba a obtener un 60% del petróleo, que sobre la base de unos 25 años de vida del reservorio, equivaldría a cerca de 131.000 barriles diarios.

Esa cantidad podría o no asegurar la supervivencia del sistema socialista en Cuba, según los expertos, pero sin dudas traería sólidos beneficios económicos y políticos, incluyendo un mejor balance financiero a un país con problemas de liquidez y la independencia petrolera.

Cuba recibe 92.000 barriles de petróleo por día, procedente.

de su aliado socialista Venezuela, para ayudar a satisfacer la demanda local, pero el presidente del país sudamericano Hugo Chávez está luchando contra un cáncer que plantea interrogantes sobre cuánto tiempo duraría el suministro estable.

Los pozos cubanos han aumentado el riesgo medioambiental, por su ubicación a solo 60 millas (96 kilómetros) de Florida.

Un accidente como el que BP sufrió el año pasado frente a la costa de Luisiana podría inundar Cuba y Florida de petróleo.

Para evitar incidentes de ese tipo, Repsol-YPF seguirá una oferta hecha a los Estados Unidos más temprano en este año, invitando a funcionarios de la Guardia Costera estadounidense para que inspeccionen la plataforma cuando llegue a Trinidad y Tobago, dijeron las fuentes.