La llegada de turistas a los países sudamericanos aumentó 10% en 2011, el mismo porcentaje de crecimiento alcanzado en 2010, constituyendo así en la primera subregión geográfica del mundo en términos de expansión turística, dijo la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Por regiones, Europa fue la que más creció en el mundo, con 6% más de movimientos de turistas que en 2012, pero porcentualmente bien por debajo de la subregión de Sudamérica, de acuerdo con la OMT.

En este sentido, el ministro de Turismo de Argentina, Enrique Meyer, destacó desde Madrid, donde participa como cada año en Fitur, la mayor feria turística del mundo, la importancia de la mejora de la zona en la que se encuentra inserta Argentina.

"Estas cifras demuestran la consolidación de la región como destino para el turismo mundial, y es el fruto del trabajo llevado adelante durante todos estos años", dijo Meyer.

"Estas políticas desarrolladas por los distintos Estados sudamericanos nos permiten seguir impulsando al sector, lo que se traduce en el incremento de las cantidad de turistas que llegan a nuestros países", añadió el ministro argentino.

A escala mundial, los arribos de turistas crecieron más de 4% en 2011, hasta alcanzar los 980 millones de viajeros, de acuerdo con el último Barómetro OMT del Turismo Mundial.

De esta manera, y estimando que el aumento se mantenga este año, aunque a un ritmo ligeramente menor, la OMT indicó en su informe que las llegadas de turistas internacionales alcanzará en 2012 el hito de 1.000 millones.

En un año de estancamiento de la recuperación económica internacional, de grandes cambios políticos en los países árabes y de desastres naturales en Japón, el movimiento de turistas pasó de los 939 millones en 2010 a los 980 millones ya indicados en 2011.

"El turismo internacional batió nuevos récords en 2011 a pesar de las difíciles condiciones", manifestó el secretario general de la OMT, Taleb Rifai.

"Para un sector que es responsable directamente del 5% del PBI mundial, del 6% de las exportaciones totales y del empleo de una de cada 12 personas tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, los resultados son alentadores, especialmente al llegar en un momento en el que necesitamos urgentemente actividades que estimulen el crecimiento y la creación de empleo», agregó.

A pesar de la persistente incertidumbre económica, el número de turistas que llegaron a Europa alcanzó los 503 millones en 2011, quedándose con 28 de los 41 millones de llegadas internacionales adicionales registradas en el mundo.

Mientras los destinos del mundo entero buscan la forma de estimular la demanda viajera en condiciones económicas difíciles, la OMT insta a los gobiernos a que consideren la posibilidad de impulsar la facilitación de los viajes, un área en la que, a pesar de los grandes pasos que se han dado, queda mucho todavía por hacer.

La OMT aconseja a los países que aprovechen al máximo las tecnologías de la información y la comunicación para mejorar la solicitud y tramitación de los visados, agilizar los plazos de emisión y analizar la posible repercusión de la facilitación de los viajes en la prosperidad de sus sectores turísticos.