Panamá. Cuatro compuertas, del total de 16 que requieren las nuevas esclusas del Canal de Panamá, llegaron hoy al país centroamericano, ocho meses después de lo previsto originalmente en el cronograma de entrega.

Las compuertas se suman a las primeras cuatro que llegaron a Panamá en agosto pasado procedentes de Italia, donde son fabricadas por la empresa Cimolai, y fueron recibidas en un acto informal por el jefe de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, y gerentes del Grupo Unidos por el Canal (GUPC).

El GUPC está liderado por la constructora española Sacyr y es el encargado del proyecto de la construcción de las nuevas esclusas, iniciado en 2009 por US$3.118 millones y que alcanza actualmente un avance del 69%, según datos oficiales revelados hoy.

El proyecto global de la ampliación de la vía interoceánica, por US$5.250 millones, lleva un avance del 75%, según datos de la ACP.

La reprogramación de la llegada de las compuertas para que todas las 16 estén en Panamá a más tardar en febrero de 2015 fue una de las condiciones que presentó la ACP para alcanzar en marzo pasado el acuerdo con el GUPC que puso fin a un conflicto contractual entre las partes.

La crisis, que incluyó la total paralización de la construcción de las esclusas durante 16 días en febrero pasado, retrasó hasta diciembre de 2015 el final del proyecto, previsto en principio para octubre próximo, y significó pérdidas para el Canal calculadas en US$300 millones, según ha dicho Quijano.

El conflicto se derivó del reclamo del contratista de sobrecostos superiores a los US$1.600 millones, que la ACP no reconoce, aunque en marzo pasado aceptó adelantar US$100 millones para el reinicio de las labores como parte de un acuerdo que, en total, involucra hasta US$600 millones tanto en adelantos como nueva financiación por cuenta del GUPC.

Por el Canal de Panamá pasa casi el 6% del comercio mundial, y la ampliación permitirá el paso de buques con hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo actual.