Londres. Lloyds advirtió que sus ingresos se reducirían en el 2012 y rebajo un objetivo financiero clave, luego de que el banco británico parcialmente nacionalizado se unió a su rival Royal Bank of Scotland al reportar una fuerte pérdida para el 2011.

Lloyds, controlado en un 40% por el gobierno británico después de un rescate estatal durante la crisis financiera del 2008, reportó una pérdida para el año de 3.540 millones de libras (US$5.600 millones), frente una ganancia de 281 millones de libras (US$442 millones) en el 2010.

"Esperamos que el ambiente externo siga siendo desafiante en el 2012, con una economía debilitada, altos niveles de escrutinio de los reguladores e incertidumbre política ligada al sector bancario, y un potencial continuo de efectos a la baja por la volatilidad de los mercados financieros y la inestabilidad en la zona euro", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo Antonio Horta-Osorio.