La Paz. Un total de 120.000 hectáreas de plantaciones de soya se han perdido en la región oriental de Bolivia por las intensas lluvias, riadas e inundaciones registradas durante la campaña de verano 2017/2018, informó hoy la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo).

Estas pérdidas representan el 12% del total de la producción previsto para la campaña, indicó la fuente.

El presidente de la Anapo, Marcelo Pantoja, en conferencia de prensa realizada en Santa Cruz (este), calculó que esta cifra de hectáreas de soya representa pérdidas por US$120 millones para este sector.

Según Anapo, los productores del departamento de Santa Cruz, la principal zona soyera de Bolivia, iniciaron la siembra de este producto de la campaña de verano 2017/2018 en octubre pasado, con la proyección preliminar de alcanzar 1,2 millones de hectáreas, una superficie que sobrepasa a las 993.000 hectáreas sembradas en el verano anterior.

"Estimamos una menor producción de soya para Bolivia, aproximadamente 400.000 toneladas menos. Si hacemos números, la cantidad de hectáreas perdidas y no sembradas llegan a 120.000. Son más de 12% del área que se siembra, porque la campaña es de más de un millón de hectáreas", manifestó.

Admitió que el horizonte productivo sectorial es cada vez más complejo, y empeora cada que se actualizan las cifras, después de recibir y compartir la información técnica de un sobrevuelo por los municipios productivos de soya más afectados.

Pantoja manifestó que las lluvias están castigando, sin discriminar a pequeños, medianos y grandes productores que tienen campos de producción en el área de influencia de los ríos.

Frente al duro revés productivo y económico, los dirigentes de Anapo plantearon generar políticas públicas de auxilio a los municipios productivos declarados en emergencia.

También buscan crear un fondo de reactivación a los agricultores que han perdido sus cultivos, e implementar un programa de reprogramación de deudas con industrias, proveedores de insumos agrícolas y operadores de intermediación del sistema financiero nacional.

Después que el sector soyero solicitó a los ministerios del área productiva elaborar un plan de reprogramación de deudas a favor de los agricultores afectados por las lluvias en zonas productivas del oriente cruceño, la Asociación de Bancos Privados de Bolivia abrió la probabilidad de dar curso al requerimiento sectorial, previa evaluación de daños, dijo el dirigente empresarial.